Alyssa Ruts: Taller de Amereida VII

De Casiopea



TítuloAlyssa Ruts: Taller de Amereida
AsignaturaTaller de Amereida
Del CursoTaller de Amereida 2014
CarrerasDiseño Industrial
Alumno(s)Alyssa Ruts

El origen

En 1965 se decidió hacer un viaje que cruzó América, desde Cabo de Hornos hasta Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, lugar que fue nombrado como la capital poética de América.

Origenes-700x328.jpg Figura 1. "Travesía 1965" - Fotografías extraídas del Archivo Histórico Jose Vial Armstrong

Después de aquella travesía, surgió Amereida, que reúne en su nombre el hallazgo de América y la épica latina del piadoso Eneas escrita en la Eneida, epopeya de Virgilio. El poema Amereida es una edición que recopila textos, anotaciones y poemas realizados por lo participantes de la primera travesía y cartas de los primeros cronistas americanos. La intención primera de este poema fue otorgarle un lugar a la latinidad, adentrándose en la pregunta permanente por el ser americano.

El camino por sobre el resultado

No es la invención de un camino que nos lleva al futuro es el atravieso de algo nuevo, el camino que se recorre hacia el desconocido, por lo tanto la improvisación es la que nos lleva al origen de América.

La originalidad que no es por medio de un camino, no se aprende en corto plazo, es un ver distinto, un caminar distinto que conlleva la experiencia mediante la observación. La extensión de América queda abierta ante nosotros y no tiene caminos predeterminados, sino son los campos, lo abierto que lleva a la modernidad de nuestro continente teniendo siempre en cuenta el origen. Podemos aplicar este concepto del origen, a cualquier hecho o ocurrencia de nuestras vidas. Como también a los proyectos que nos enfrentamos día a día llevando a cabo el oficio de arquitecto o diseñador. ¿Como vamos a poder entender lo que estamos haciendo sino primero hemos analizado de donde proviene esto, la idea, el indicio de lo nuevo? Solamente buscando y entendiendo el origen podemos llevar a cabo un camino en plenitud hacia el desconocido.

Amereida 04 web.jpg

ellas abren en su cruz
todos los puntos cardinales
el norte la designa sur
pero ella no es el sur
porque en este cielo americano
también sus luces equivocan la esperanza
– regalo o constelación [1]


La oscuridad aclara el futuro, yaqué es el rumbo de la incertidumbre por una travesía que es la virtud de la construcción de una América propio. Si tenemos una luz que nos va guiando, esa luz nos nubla el camino… Ya que este apunta a una salida sin la incertidumbre de saber que es lo que viene en el próximo paso. Hace falta coraje e innovación en llevar a cabo un paso adelante, un paso adelante en la Travesía para llegar a una obra que podemos llamar un regalo del presente. De darse cuenta de lo que tiene a su alrededor en el momento que esta pasando. Solamente así nos podemos maravillar con lo nuevo, con lo desconocido. El abismo, es una oscuridad, una incertidumbre, hay que dar cabido a un suelo que hace posible este abismo sin perderse en el “camino”. Hay que tener coraje para poder atravesar lo desconocido, esto son nuestros travesías. Lo desconocido es el limite del presente pero es el inicio de la palabra poética.

Mediante lo desconocido podemos vivir el presente. Es el vivir con asombro que hace de lo cotidiano un regalo. El umbral a lo abierto. Se vive con los sentidos, el presente pasa a ser una realidad mediante el asombro de lo desconocido.

Lo desconocido y la condición humana

Todos nosotros tenemos algo en común, esto es la condición humana. Que implica que existe una naturaleza humana universal. Significa que los seres humanos no somos enteramente moldeados por ninguna clase de ambiente, ni por familia, ni por la educación, ni por el lugar en que nos ha tocado nacer. La escuela presentó un parecer con referencia a esta condición humana. (Alberto Cruz, 1972). [2]:

“Nos parece que la condición humana es poética, vale decir que por ella el hombre vive libremente y sin cesar en la vigilia y coraje de hacer un mundo. El coraje de la condición humana, al que también llamaremos virtud, surge necesariamente. Sus apariciones abren un campo del cual se configuran los oficios y las artes humanas”.

La condición de humana es poética, y el camino del ser humano por la vida por lo tanto es poética. Es un camino ciego, plenamente poético en el sentido del no saber. De buscar lo desconocido con nada más que el coraje.

Apertura-de-los-terrenos-700x328.png Figura 2. "Apertura de los Terrenos"- Fotografías extraídas del Archivo Histórico Jose Vial Armstrong [3]

Muchas veces uno busca dar sentido a la vida, sentido a lo que hace. ¿Cuántas veces habrá sido que uno se pregunta, que estoy haciendo, a donde voy con esto? Por que el ser humano tiene esta tendencia de buscar un final, de saber que es lo que le espera al final de un camino. Quizás es por miedo, que cuando uno se realiza cual es el final y no le complace, para que tomar ese camino doloroso y difícil. ¿Ó no? Justamente esa es la respuesta y no lo es. El camino aunque sea difícil y largo uno tiene que emprender a esta Travesía, ya que lo que se aprende en aquel camino es nada en comparación lo que es llegar al resultado o al final. No es el aprendizaje que es lo que cuenta? El camino hacia el desconocido nos enseña esto, busca dar a conocer una nueva realidad en el presente. Crear una manera de ver las cosas propio. Es decir poder apropiarse de cada instante de la Travesía para poder llegar a llevar cabo una obra con experiencia propia de un camino recorrido.

Aquí es donde aparece otro interrogante, ¿cuándo sabe uno que ha llegado al final?, ¿no es el final el comienzo de otro aprendizaje y experiencia que nos lleva por otro camino? Como conclusión podemos decir que el aprendizaje ciego es el camino, y que el camino es gracias a nuestra condición humana poética.


La creatividad presente en la búsqueda de lo desconocido

Hace 2 años Alberto Cruz en un día miércoles en las dunas de ritoque cierra la clase de Amereida con las siguientes palabras [4]:

“...el derroche creativo, y nosotros en cuanto creativos éramos unos derrochadores; por cierto no se trata del mal derroche no creativo, se trata del buen derroche creativo, que es lo opuesto al mal derroche habitual cotidiano, que se desvaloriza, dispersa las cosas. Dijimos que nosotros estábamos en esto de ser derrochadores creativos, ¿Y por qué se partió pasó casi intempestiva, bruscamente?
Porque hoy día tenemos que cuidarnos del reduccionismo, sin quererlo todo, muchos, la más de las veces, se habla reduciendo, y todas las realidades aparecen en reducción. Pero el derroche no es reducible, es una virtud que se tiene no reducible; entonces nosotros tenemos que empeñarnos en construir lo no-reducible, para eso nosotros tenemos que recurrir a la memoria, tenemos que tener memoria de las cosas; todos tenemos que recordar, la memoria es el alma que tenemos para combatir el reduccionismo. Este empeño es del nosotros en nosotros, es lo que vamos a desarrollar día a día. ”

Tomamos estas palabras para hacer ver como la creatividad aplicada día a día nos llevar por un camino hacia el oficio que estamos ejerciendo. Un derroche de esta creatividad es lo que nos marca y nos enseña un modo de ver las cosas a través de obras, mejor dicho regalos, hacia América. Estos regalos de creatividad ubica a América en el mapa de manera poéticamente pleno.

Se mencionó anteriormente que posiblemente el camino es de aprendizaje y que esta nos lleva a lo desconocido. Pero ahora analizado estas palabras de Alberto Cruz se puede decir que no es el aprendizaje mismo, sino es la memoria de esta. La memoria de la experiencia y del camino vivido.

Citas y Bibliografía

  1. Fragmento del poema Amereida. Página 37
  2. Cruz, Alberto. Fragmento de la clase de Amereida del 1972 en unos pizarrones manuscritos por Alberto, (Alberto Cruz, 1972). In-Text: (Alberto Cruz, 1972).
  3. A partir de la necesidad de otorgarle un lugar a todo el fundamento poético de Amereida, y continuando con la idea de hacer coincidir las dimensiones de la palabra y la acción, en 1971 se adquieren los terrenos ubicados en el sector Punta de Piedra. Dicho territorio es lo que se conoce actualmente como “Ciudad Abierta”. El 20 de marzo de 1969 se llevó a cabo el “acto de apertura de los terrenos” , con el que se pretendía abrir el lugar, otorgándole un sentido poético de modo que todo aquello que luego sea dispuesto en los terrenos comparezca bajo el amparo de la palabra poética dicha.
  4. Cruz, Alberto. Clase de Amereida, Clase 3 Trimestre I 2012 (23 de abril 2012)