Abstract CICLO I: Teoría Barrial

De Casiopea




TítuloTeoría Barrial, Ciclo I, ETAPA VII
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Mariana Stuardo Zumelzu

CONSOLIDACIÓN DEL BARRIO A TRAVÉS DEL ENCUENTRO ACOGIDO EN EL REMANSO

¿Cuando existe barrio?

Un barrio se reconoce VITAL o VIGENTE al tener consolidado un lugar y momento de ENCUENTRO. La “ritmicidad” de estos encuentros son las que determinan la potencialidad de un barrio, es decir, es posible medir cuánto barrio existe en un sector según el RITMO que se observa en el quehacer cotidiano de sus habitantes.

Este ritmo se mide en los RITOS COTIDIANOS observados en el habitar de los vecinos, por ejemplo, movilizarse al trabajo, colegio o almacén, ya que son estos ritos los que gatillan el ENCUENTRO, generando VÍNCULOS entre los habitantes de un cerro. Al existir estos vínculos, se reconoce una IDENTIDAD COMÚN a través del arraigo al lugar donde se desarrollan estos ritos.

Delimitación del Barrio

Croquis Esquemático // DISTINGO entre TRAMOS BARRIALES

A partir de los límites tangibles que contienen al barrio, como la morfología e hidrología del terreno, y los elementos que se van construyendo en él para acercar estos límites (calles, pasajes, escaleras, otrora los ascensores) se van conformando límites intangibles que tienen que ver con los cambios de ritmo dentro de la ciudad.

Distingo tres tramos distintos en ella, específicamente en el sector de los cerros del área designada, que delimitan tres sub-barrios. Así el cambio de ritmo en el habitar genera un umbral de traspaso entre un barrio y otro.

  1. TRAMO PLAN
  2. TRAMO PIE DE CERRO
  3. TRAMO CIMA
Esquema de división de sub-barrios según su RITMO habitable

El ritmo del tramo va siendo medido por el habitante que ACCEDE al barrio, percibiendo en el trayecto una TRANSICIÓN:

  1. Dentro del plan las distancias son rápidamente abarcables dentro de su horizontalidad y traza ordenada. Los encuentros producidos son efímeros o fugaces debido a que el gran tamaño de sus ejes articuladores no permiten construir una cercanía a través de la apropiación del espacio que es expuestamente público.
  2. Al internarse al pie de cerro, debido a la sinuosidad de sus quebradas de acceso y/o a la abrupta pendiente que aparece en sus pasajes y escaleras, se pausa el acceder. Esta pausa propicia el reconocimiento del lugar (posterior arraigo) y el reconocimiento también del vecino (se genera identidad), el encuentro es en la demora. Se crea un REMANSO que contiene los ritos cotidianos del barrio. Lo íntimo se vuelca hacia la calle, quedando expuesto lo privado en lo público.
  3. A medida que se llega a la cima del cerro la pendiente dificulta cada vez más la existencia de estos remansos que acogen el encuentro en amplitud. Al casi no existir lugares adecuados para un encuentro distendido, el lugar se vuelve totalmente residencial, tornándose un espacio íntimo en donde no se comparte mucho un quehacer común. El ritmo habitable se "suspende".



Elementos al Pie De Cerro que Potencian el Barrio

Croquis Escuela España C° Monjas // La calle se estrecha acercando los ritos entre vecinos, se producen remansos que dan cabida a distintos tipos de encuentro

Según lo observado es posible reconocer en qué tramo se concentran las condiciones propicias para generar cohesión entre habitantes, mediante los QUEHACERES COTIDIANOS. Estos quehaceres, denominados RITOS COMUNES encuentran cabida en espacios que llamo REMANSOS. Tal como el cauce de agua de un río se detiene en los meollos para luego seguir su curso natural, el flujo del barrio se contiene en lugares que regalan cierta holgura para realizar los ritos. Al pie de cerro pude constatar la mayor concentración de almacenes y negocios familiares que sustentan "a corto plazo" el barrio. Y es en estos puntos en donde converge la vecindad, se encuentra y realiza sus ritos.

Esquema 2: de como los hitos cotidianos generan un lugar de encuentro

Los hitos o amplitudes que acogen el encuentro de los vecinos, que constituyen el REMANSO al interior del barrio, son un lugar de retención total del ritmo o cambio importante de este (amplitud no siempre espacial, si no también dinámica). Entonces, la intimidad de un barrio tiene que ver con lo PAUSADO, la existencia de esa detención para que haya encuentro, reconocimiento y vínculo. Adentrarse en lo íntimo es con la demora, con sigilo, parsimonia. Lo público es con el ir constante, no hay permanencia en el espacio que nos es común a todos, ir de paso.

Los elementos que constituyen los barrios producen una permeabilidad entre lo que es público y lo que es privado. El barrio se constituye entonces cuando se exterioriza la intimidad de lo propio y se interioriza lo que es común, lo público.


Ciclo Vital y Conclusión