A designer’s approach: how can autistic adults with learning disabilities be involved in the design process?

De Casiopea




TítuloA designer’s approach: how can autistic adults with learning disabilities be involved in the design process?
Año2015
AutorKatie Gaudiona, Ashley Hallb, Jeremy Myersona, Liz Pellicanoc
URLhttps://doi.org/10.1080/15710882.2014.997829
Carrera(s)Diseño, Diseño Gráfico, Interacción y Servicios
Cursos RelacionadosTaller de Titulación de Accesibilidad Cognitiva 2019
Proyectos Relacionados¿Cómo se puede diseñar con personas con discapacidad intelectual?

1. Introducción

Las personas que sufren el Trastorno del Espectro Autista (TEA), se caracterizan entre otros síntomas, por su dificultad para comunicarse con las demás personas, lo que en procesos de diseño participativo dificulta las cosas. En este caso de estudio se muestra cómo mediante la utilización de diversas herramientas, se puede lleva a cabo un proyecto de co-diseño donde los usuarios finales participan de manera activa en el proceso.

2. Existing design research

La mayoría de los proyectos apuntan a los niños con autismo, siendo que las personas con autismo pasan la mayor parte de sus vidas viviendo como adultos. Los proyectos de diseño se enfocan en su mayoría en personas “completamente capacitadas” sin considerar a quienes tienen problemas cognitivos o de aprendizaje. Por otro lado los proyectos que se si se enmarcan en el autismo, tienden a caer en enfocarse en las las debilidades o discapacidades de las personas en lugar de concentrarse en sus puntos fuertes, intereses o motivaciones.

3. Tres Estudios de Diseño

Jardín Objetos del día a día Interiores

Cada proyecto fue conducido con un foco en las fuerzas e intereses de la persona detallando: sus preferencias sensoriales, intereses especiales y las distintas capacidades de acción

4. Etapa 1

En esta etapa se busca empatizar, se explora de manera abstracta cuales son los gustos y preferencias del adulto. este proceso se lleva a cabo mediante actividades lúdicas entre el adulto con autismo, una persona cercana el o tutor, y el diseñador.

5. Etapa 2

En esta etapa, basándose en los resultados del ejercicio anterior, el adulto con la persona recopilan información sobre las actividades que más le gustan.

6. Etapa 3

Mediante talleres, entre el diseñador y el tutor se co-crean espacios amigables para la persona con autismo

Conclusiones

Si bien la persona con autismo no formó parte activa de la última etapa de diseño, es innegable que su participación en las etapas anteriores fue fundamental para poder llevar a cabo el proyecto.