4. De la Observación

De Casiopea


Croqis1.png

de las circulaciones y los ejes (ver todo conjunto de dibujos y notas)

José Borda
Palabras Clave: ejes, circulaciones

CIRCULACIONES

Análisis de un eje peatonal, Salvador sur. Eje Salvador sur, continuo desde Avda. Carlos Dittborn a Avda. Grecia, se nombró a este como una calle de personas, es la principal vía de flujo de personas tanto de gente que es de la villa olímpica y de transeúntes que van de Dittborn a Grecia o viceversa, que se hace parte de la ciudad pues une 2 avenidas importantes y para ambos casos aparece lo siguiente.

Obs. Mirando desde la Villa Olímpica hacia Avda. Carlos Dittborn (Ñuble). Un umbral de la villa que conecta con una Avda. principal. Clarifica que es entrar y salir de la villa. Es el ingreso a esta calle de personas y existe una continuidad. Esta abertura hace a la villa ciudad, es continua con ese exterior que es la Avda. por medio de un cambio de amplitud, que es el que cuida el barrio, lo privado del ajetreo, de la rapidez de la avenida, pero no en forma discontinua, más bien integradora.


Un Atravesar espacialidades, matices de la villa olímpica a partir de su amplitud:

PRIMERA ESPACIALIDAD

Viéndolo desde Dittborn aparece una pequeña entrada de 3.5 metros espacio para una vereda entre los 2 antejardines de los blocks que se confrontan, esto genera “una calle de personas”, luego a ambos lados rejas semi- transparentes de 1,5 metros aprox. la mayoría de estas con arbustos o enredaderas, así en este primer tramo aparece una relación comunicacional entre el balcón el ante-jardín y la vereda (ver croquis) la reja semi-transparente deja ver el antejardín existe esta transparencia, no se esconde la dimensión privada que se integra a este espacio público, siendo parte del encuentro de la señora que está en el balcón, el que va saliendo por el antejardín y del que va pasando, esta vereda trasciende y tiene una dimensión social de plaza, de encuentro.

Obs. Relación entre esta calle de personas y los blocks. Al paso aparece un diálogo entre la señora del coche, el que va saliendo y la señora del balcón 3 elementos complementarios desde el punto de vista social, el balcón, el ante-jardín y la vereda.


SEGUNDA ESPACIALIDAD Sigue esta vereda y su entorno se abre ahora a la plaza del barrio la amplitud de 3.5 metros cambió, ahora se está inserto en toda la vida social del barrio, desde la vereda aparece esta nueva amplitud interior afuera quedo el ajetreo, la alta velocidad de Carlos Dittborn, luego la vereda pasa por un supermercado unimarc, y una pequeña plaza en u de una serie de locales comerciales que se detallaron anteriormente. Hasta este momento aparece una densidad de personas congruente con el tamaño de los espacios, un espacio público vivo de gran movimiento.

TERCERA ESPACIALIDAD Pero tras dejar atrás la plaza y los locales, la vereda pasa por una amplitud de calle (forma tradicional de ciudad) en la que se presentan estacionamientos leves de autos uno al lado del otro y una calle necesaria congruente en tamaño con su flujo vehicular, el movimiento de personas cambia drásticamente se pasó de dos espacialidades totalmente pensadas en el habitante a otra pensada en la llegada del auto al corazón del barrio y en el estacionamiento de estos, si bien no es lo óptimo, el ancho de la calle es correcto y no irrumpe mayormente y se hace parte del barrio.

CUARTA ESPACIALIDAD Por último esta calle remata en una anchura de calle desproporcionada que no tiene sentido, parece una anchura pensada para estacionamiento pero que en la práctica no se usa y se ha transformado en una curva de entrada al barrio de alta velocidad en el tiempo que estuvimos ahí todos los autos entraban a por lo menos 50 km por hora por esta curva de peligrosidad). Esta calle ancha termina con una plaza enrejada Este eje constituye una conectividad con la ciudad, hace del barrio ciudad. En la entrada por Dittborn es muy evidente pues con una entrada pequeña cuida el interior del barrio, lo resguarda, pero no lo discontinua de la ciudad, al contrario de la entrada por Grecia en donde pasa lo totalmente opuesto se abre de manera desproporcionada y entrega el barrio literalmente a la calle y además aparece la primera plaza enrejada de la villa en 50 años arrimada a pequeños departamentos relativamente nuevos que nada tienen que ver con la villa. Cabe mencionar que este último tramo malo del eje, correspondía antiguamente a la piscina mundo, piscina de la villa olímpica, lo que explica en cierta medida que estos malos espacios, la calle desproporcionada y la plaza enrejada claramente no eran parte de plan urbanístico del barrio.

Paradójicamente el eje principal y más virtuoso del barrio contrasta espacialidades buenas con malas. Se rescata este eje debido a su gran continuidad que no se quiebra, que proyecta la mirada y no se percibe un final inmediato, que cuida un interior de barrio y no lo discontinua de la ciudad y que tiene la capacidad de ir haciendo aparecer estas espacialidades, estos matices de la villa que hacen entender un todo.