1º DIS 2011

De Casiopea


Archivo:Finaaal proyect.pdf

TítuloPROYECTO FINAL
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras ClaveVANESSABARRIOS_EDICIONFINALPROYECTO
Período2011-1012
AsignaturaTaller Inicial Común 1ª y 2ª Etapa
Del CursoTaller Inicial Común 1ª y 2ª Etapa
CarrerasDiseño Gráfico, Diseño Industrial
Alumno(s)Vanessa Barrios
ProfesorMichèle Wilkomirsky, Herbert Spencer
PDFArchivo:Finaaal proyect.pdf


Prologo La edicion de este proyecto presenta el estudio de la connotación luminosa y estructural de las posturas que adopta el cuerpo en entorno bajo determinadas luces y sombras que enmarcan el permanecer y que condicionan la permanencia en un espacio publico. Teniendo esto como base se llego a la forma de un modulo para la permanencia mediante el cual es posible seguir una lectura que invita y recibe a adentrarse dentro de este modulo en el cual se distinguen claramente los tres horizontes que acogen el permanecer.


Permanencia en la espera de lo cotidiano

Los espacios públicos son aquellos que tienen la capacidad de contener a un lugar y hacer posible que el acontecer de las interacciones de las personas puedan ser llevadas a cabo bajo ese perímetro.

La libertad de las personas dentro de un espacio publico esta demarcada por lo abierto del lugar,por su forma, extensión e interacción con el medio. el espacio que ocupan las personas al posicionarse dentro de lo publico esta demarcada por el espacio que ocupa la prolongación de sus cuerpos generando un limite físico entre un cuerpo y otro. Croquis3.png

La comodidad es un tema importante a la hora de permanecer, por lo general el cuerpo busca superficies ortogonales que permitan una permanencia prolongada sin mayor dificultad, y por lo general el cuerpo busca elementos que otorguen apoyo y que delimiten su espacio, creando un espacio privado dentro e lo publico que enmarca la extensión de cada cuerpo.

La forma de permanecer en un espacio publico,el cuerpo por lo general tiene que adaptarse a las formas ya presentes dentro de los elementos que configuran lo publico, generando ciertas posturas que tienen patrones en común, como por ejemplo la forma en que reposan las piernas dada la inclinación del torso hacia una superficie que se encuentra mas lejana que el lugar donde se apoyan los brazos, la mayoría de las veces, la rodilla tiende a flectarse, cargando el peso del cuerpo en un lado del cuerpo, que es el mismo en el que el brazo se mantiene apoyado, ademas la altura en la que se encuentra el apoyo para el brazo tiene gran incidencia en el como permanecer frente a este espacio, ya que esta altura es la que entrega la inclinación del cuerpo, mientras mas erguido se encuentre el torso, menos flectado permanecerá el cuerpo, la luz que insidia sobre el cuerpo en esta postura recaía de forma tenue sobre el suelo.

Mirador1.jpg

La permanencia dentro de un espacio publico se da bajo el margen de tres horizontes, en los cuales se proyectan distintas luces, las cuales ayudan a que se genere el acto. El permanecer esta situado bajo un horizonte que es la apertura de un umbral que genera continuidad en su extencion.

este horizonte tiene una implicancia luminosa de gran connotacion, ya que lo que prepondera es la extencion luminosa que recae sobre el suelo y que enmarca el actuar segun su intencidad, la amplitud luminosa de una profundidad con diferentes matices, es la que da cabida al permanecer, que es en el cual el cuerpo adopta diferentes posturas dependiendo del lugar en el cual se este realizando la accion. la articulacion de las extremidades, conforme a la postura que adopte el cuerpo dada la altura y superficie de apoyo tiene gran importancia en como se distribuye el peso y la fuerza del cuerpo sobre esta, por ejemplo,en una baranda los brazos se posicionan de distinta forma dependiendo de la dimension y altura de la superficie de apoyo, y esto tendra gran implicancia en como se posicionan las piernas. ‎

Archivo:Posturascuerpo.jpg


La forma en que se permanece en una baranda es muy distinta a la de estar sentado, ya que la inclinacion del torso, la mirada, el tiempo de permanencia y la comodidad son diferentes, apesar de que la extencion luminosa que acoge al cuerpo es constante, los planos luminosos no recaen de la misma forma sobre la persona dada la altura en que se encuntran.

En el marco de la forma en que se permanece ydada la magnitud y tamaño de esta, se genera una prolongacion de la extencion del cielo con el permanecer, en una convergencia de luces en un mismo punto. A su vez, en la totalidad del lugar se genera una contencion del cuerpo en su inmensodad y lo retiene o permite que este permanezca segun sus cualidades y funcionalidad, y tambien segun la luz que recaiga sobre el lugargenerando una acogida .

Este horizonte de la contemplacion esta estrechamente relacionado con la 

forma en que se prolonga la permanencia, dependiendo de como la forma e instalaciones del lugar ayudan a que se facilite el acto, ademas de como los accesos del lugar dan cabida al tercer horizonte que invita a permanecer en este lugar, mediante bordes luminosos que dan origen al habitar del lugar. La luz que inside en el lugar tiene gran importancia, ya que la forma en que impacta sobre el suelo limita el tiempo de permanencia, si la luz es fragmentada, la implicancia que tiene sobre el suelo condiciona el tiempo de permanencia.


Posturadedescanso.jpg


El inicio y fin de este umbral genera una apertura en donde los limites luminosos, son un reflejo de la extencion que envuelve al cuerpo y al acto. La extencion de esta prolongacion, enmarca parte de la superficie, y a su vez genera un alma que une la profundidad del cielo con la complejidad luminosa de la superficie de apoyo, dejando un espacio sin intervenir que refleja la profundidad del horizonte en donde las tramas desaparecen y se forma una especie de vacio que contrasta con lo luminoso del plano para el apoyo.


Croquismodulo.jpg

Lo semejante esta dado por el espacio de los trazos que son los que guian la lectura del observador, y lo complementario se ve reflejado en surgir de lo desconocido en el espacio en donde aparece la lectura de forma deductiva, apoyada por trazos de color que guian la lectura, como tambien lo hacen los trazos de color negro que generan continuidad de los horizontes, el uso de franjas de color moradas y calipso generando un contraste de un color frio y otro calido, para opacar el exeso de luminosidad y asi no cansar la vista.

Modulohabitado.jpg

Para poder llegar a la forma de la propuesta primero se construyeron 3 modulos a escala 1:30, para poder concretizar lo observado de los croquis, en un comienzo las estructuras tendian a totemizarse, por lo que la presentacion de la figura vario traslapando una cara y la otra forma era desplazando una de ellas, por lo que el curso se dibidio en dos formas, modulo a y b, cuando se resolvio el problema de la forma, comenzo la construccion del modulo pero a escala real mediante el uso de listones de madera quetenian la mision de estructurar el modulo, luego para tener claras las dimensiones reales del modulo, se hizo una prueba con papel craf, y masking, para luego comenzar con la ejecucion real del proyecto con carton corrugado, cuando se terminamos el proceso de pegar todo con agorex, comenzamos con la etapa del color y la ubicacion de los textos,en la parte superior indicaban la frase que daba origen a el poema “hilo de Ariadna”, tambien los horizontes propios de cada modulo y por ultimo el texto de las ciudades invisiblles , todo este proceso se realizo con transfer a la piroxilina.

La forma en que se organizo la exposicion fue pensada de manera tal, en que se pudiera tener un recorrido en el cual todos los modulos estubieran conectados entre si, guiando este recorrido con el poema de Ariadna, la coneccion que existia entre un modulo y su vecino y en general la relacion con la del resto de estos, nos ayudo como curso a trabajar en equipo y mantener patrones en comun para no alejarnos ed la propuesta general y crear un total armonico.



El poema "El hilo de Ariadna" sirvió como conector para enlazar la exposición de los módulos y guiar la lectura manteniendo un curso coherente.


respira en el contraste singular

             o en el invertido caer de la transformación

la altura pasta eterno

               permanece la composición en el tiempo 
                                              del aliento

verde anillo de los axiomas

                   raíz de la comprensión pegado        a la dorsal

en presencia del cuero

                éxtasis en la continuidad de la copa

precipicio de la forma

                como unión 
                          en la construcción de lo mínimo

el cobijo de la perfección en el espacio

                             el espacio erra

eterno el contorno del límite

                      amar como una búsqueda del cielo

volar en el regreso del aliento

                      el alma de lo natural 
                                    en el despuntar de la simpleza


paradigmas de la pasión

                amor de un desbordante secreto
                           como una rebelión en júbilo


Para llegar a la forma del objeto a la mano que recibe la lectura fue necesario hacer distintas formas para llegar a la definitiva Intento1.JPG Archivo:Intento2.JPG Archivo:Intento3.JPG Archivo:Intento4.JPG Archivo:Intento5.JPG

El texto de las ciudades y los signos le entrega un distintivo y un sello personal a cada trabajo, en el cual se le entrega un regalo al lector, mediante el cual descubre la sorpresa del texto.


LAS CIUDADES Y LOS SIGNOS. 1 El hombre camina días enteros entre los árboles y las piedras. Raramente el ojo se detiene en una cosa, y es cuando la ha reconocido como el signo de otra: una huella en la arena indica el paso del tigre, un pantano anuncia una vena de agua, la flor del hibisco el fin del invierno. Todo el resto es mudo es intercambiable; árboles y piedras son solamente lo que son. Finalmente el viaje conduce a la ciudad de Tamara. Uno se adentra en ella por calles llenas de enseñas que sobresalen de las paredes. El ojo no ve cosas sino figuras de cosas que significan otras cosas: las tenazas indican la casa del sacamuelas, el jarro la taberna, las alabardas el cuerpo de guardia, la balanza el herborista. Estatuas y escudos representan leones delfines torres estrellas: signo de que algo —quién sabe qué— tiene por signo un león o delfín o torre o estrella. Otras señales advierten sobre aquello que en un lugar está prohibido: entrar en el callejón con las carretillas, orinar detrás del quiosco, pescar con caña desde el puente, y lo que es lícito: dar de beber a las cebras, jugar a las bochas, quemar los cadáveres de los parientes. Desde la puerta de los templos se ven las estatuas de los dioses, representados cada uno con sus atributos: la cornucopia, la clepsidra, la medusa, por los cuales el fiel puede reconocerlos y dirigirles las plegarias justas. Si un edificio no tiene ninguna enseña o figura, su forma misma y el lugar que ocupa en el orden de la ciudad basta para indicar su función: el palacio real, la prisión, la casa de moneda, la escuela pitagórica,el burdel. Hasta las mercancías que los comerciantes exhiben en los mostradores valen no por sí mismas sino como signo de otras cosas: la banda bordada para la frente quiere decir elegancia, el palanquín dorado poder, los volúmenes de Averroes sapiencia, la ajorca para el tobillo voluptuosidad. La mirada recorre las calles como páginas escritas: la ciudad dice todo lo que debes pensar, te hace repetir su discurso, y mientras crees que visitas Tamara, no haces sino registrar los nombres con los cuales se define a sí misma y a todas sus partes. Cómo es verdaderamente la ciudad bajo esta apretada envoltura de signos, qué contiene o esconde, el hombre sale de Tamara sin haberlo sabido. Afuera se extiende la tierra vacía hasta el horizonte, se abre el cielo donde corren las nubes. En la forma que el azar y el viento dan a las nubes el hombre ya esta entregado a reconocer figuras: un velero, una mano, un elefante...