Ética en el diseñador un medio para la responsabilidad social

De Casiopea



TítuloÉtica en el diseñador un medio para la responsabilidad social
AsignaturaTaller de Diseño de Servicios 2020
Del CursoTaller de Diseño de Servicios 2020
CarrerasDiseño
1
Alumno(s)Daniela Murillo

Ética en el diseñador un medio para la responsabilidad social

Palabras clave: Diseño, ética, responsabilidad social, globalización, sociedad Autor: Daniela Murillo Moya, estudiante de 4° año de Diseño Gráfico PUCV

Abstract

A través de este ensayo se busca generar una conexión entre el diseñador y su responsabilidad social(sostenibilidad) en su entorno a través de la ética. Se ahondan las posibilidades de establecer la ética como una de las bases en los diseñadores para lograr un equilibrio entre lo que el diseñador levanta y en cómo esto afectará a su entorno.

Así como se declara en la ética del hacker (La ética del hacker: La ética del trabajo. Pekka Himanen, 2001) los diseñadores también tenemos nuestros propios conceptos sobre ética, pero más que algo estandarizado es una ética personal e individualista, ya que, los diseñadores tienen distintas formas de proceder al momento de crear, también establecen sus propios estándares al hacerlo. Esto culmina en que cada diseñador logra llegar a su propio concepto de ética basado en sus metas y experiencias personales.

¿Qué es la responsabilidad social y por qué debemos tomarla en cuenta?

Como diseñadores e incluso como personas que participan de una sociedad debemos tener en cuenta que nuestras acciones tendrán repercusiones en nuestro entorno y muchos de los profesionales no son conscientes de ello o simplemente lo desplazan por su bien individual. Me gustaría que la ética se convirtiera en el motor que ayude a los diseñadores a encontrarse de frente con la responsabilidad social (sostenibilidad) y para establecerla como una meta a la que todos los diseñadores deban apostar. Para esto es necesario establecer una definición sobre qué es la sostenibilidad y el por qué es tan importante apuntar a ella.

Una primera noción de la Responsabilidad Social se centraba en las actividades filantrópicas, como, por ejemplo, hacer obras de caridad.

En el pasado la atención sobre la Responsabilidad Social se había centrado principalmente en las empresas.

“El término “Responsabilidad Social Corporativa o Responsabilidad Social Empresarial” es todavía más familiar que “Responsabilidad Social” para la mayoría de las personas “ (NCh ISO 26000, 2010, p.17).

Actualmente el concepto ha evolucionado a “Sostenibilidad”, precisamente para desmarcarlo de estas primeras nociones y de su asociación a acciones únicamente de índole social o filantrópica.

“Materias, tales como los Derechos Humanos, el medio ambiente, la protección al consumidor, y la lucha contra el fraude y la corrupción, se han ido sumando con el tiempo, a medida que se les ha concedido mayor atención” (NCh ISO 26000, 2010, p.17).

Algo que impulsó el concepto de Responsabilidad social fué la globalización en un sistema de operaciones a nivel global en el cual las empresas tenían diferentes maneras de realizar las cosas dependiendo del lugar en el que estaban situadas.

“Las multinacionales actuaban, de hecho, con estándares legislativos, culturales, sociales e institucionales diferentes en cada parte del globo. Y es ahí donde, para algunos autores, surgió la Responsabilidad Social como una llamada a las empresas globales a actuar, de forma voluntaria, con un comportamiento más o menos homogéneo en el ejercicio de sus actividades en materia social, laboral y medioambiental” (Andreu y Fernández, 2011).

La profesión de un diseñador es una profesión bastante amplia que puede desempeñarse de manera global en diferentes áreas pudiendo compararse a una red de intercambio. El diseñador se encargará de crear algo a pedido de un individuo u organización que afectará de una manera u otra a su entorno, es por eso que esta profesión es tan importante, el diseñador es como un mediador que selecciona lo que entrará a su entorno. Claro, no siempre será así habrá excepciones pero no por eso deberíamos estar menos conscientes de lo conlleva crear algo que no es solo para uso personal.

A pesar de lo anteriormente descrito la responsabilidad no cae solamente en el diseñador, sino que, también recae en la persona que contrata sus servicios. Como dice la siguiente cita

“En los últimos años, Nike, Chiquita y BP han decidido emplear prácticas comerciales desde un punto de vista medioambiental y muchas compañías más se afilian a la categoría de ESR, Empresa Socialmente Responsable. Los informes anuales de actividades de estas empresas, ponen en relieve el compromiso medioambiental y social que tienen y de la misma forma exigen cierto grado de sustentabilidad en su producción.“ (Martínez Durán, María Elena, 2011).

las empresas comienzan a apostar a ser una empresa socialmente responsable y esto conlleva a buscar empleados que estén preparados éticamente para este desafío. La sostenibilidad no es un problema que se aborde de una sola vez sino que son problemas que se van abordando de a poco estableciendo metas para el futuro. Teniendo en cuenta lo anterior nos hacemos la siguiente pregunta:

¿Cómo podemos hacer de la responsabilidad social un valor que esté arraigado a la ética de los diseñadores?

Para comenzar debemos tener en cuenta que la formación de un individuo se realiza a través de múltiples experiencias y esta nunca termina de construirse. Cada individuo tiene sus propias circunstancias, cada persona se construye desde que nace hasta que muere, y no podemos tomar elecciones por ella, pero, lo que sí podemos es hablarle de situaciones y que recaiga en cada uno el tomar una elección. Un extra puede influir o guiar pero está en cada uno si es que quiere tomar ese camino. Eso es si hablamos de una persona como individuo pero cuando se forma parte de una comunidad, de una sociedad debemos tener en cuenta que nuestra libertad acaba cuando comienza la del otro. Como dice en la siguiente cita:

“Es indudable que más allá de la ética personal que tenga una persona, a nivel profesional muchas veces entra en conflicto de intereses, pero en definitiva es importante señalar que en la mayoría de los casos el profesional opta por mantener una postura ética que no afecte sus intereses particulares.” (Zito Maximiliano, 2014)

Como profesional tenemos responsabilidades y deberes y como habitantes de una sociedad también los tenemos. Pero mucha gente prefiere evitarlos es por eso que la formación profesional es importante porque es el momento en el cual alguien puede guiar a los futuros diseñadores a darse cuenta del entorno que les rodea.

Existe gente que ha dejado sus intereses personales de lado y se comprometen con la comunidad para el desarrollo grupal.

“Por el contrario, los detractores sostienen que un profesional siempre conoce dónde y para quién trabaja, con lo cual esa es razón suficiente para anticipar el uso final de su trabajo. El caso del diseño sustentable cuadra perfectamente dentro de esta discusión ética. Los diseñadores conciben productos, la mayoría de las veces innecesarios visto la superpoblación de ellos que hay en el mundo. Y ninguno podría decir que no conoce esta realidad.” (Zito Maximiliano, 2014)

Como se dice en la cita anterior lo importante es tener conocimiento de nuestro entorno, de que nuestras acciones tendrán consecuencias y no está demás decir que siempre debemos tener a alguien que cuestione nuestras acciones, una segunda opinión. Alguien que nos muestre los hechos, está en nosotros si realmente incorporamos la responsabilidad social a nuestra ética profesional pero debemos saber que existe una responsabilidad como profesionales e individuos de una sociedad.

¿Los diseñadores son los únicos con responsabilidad?

Como anteriormente mencioné los profesionales del diseño son partícipes de una sociedad en la cual se encuentran en constante intercambio de opiniones, cultura, ideas, etc… Es por eso que la sociedad también debe aportar a la formación del profesional.

La ética no es responsabilidad de cada uno, si no, una meta a la que deberíamos apostar todos, aportando experiencias u opiniones. Como individuos conscientes de que existe un problema y que quizás no podemos solucionarlo pero podemos dar cuenta de este a las futuras generaciones y allí se encuentre una solución. La ética hay que pensarla como algo que se hereda, algo a lo que se apunta y algo que te cuestionas.

Uno puede puede guiar a alguien a que apunte a la responsabilidad social más no puede obligarlo. Como diseñadores nuestro trabajo es bastante importante en ese aspecto.

“Debido a que los diseñadores somos productores y consumidores a la vez, nuestro poder para convencer respecto al cambio resulta factible. Si ayudamos a cambiar la forma en la que está funcionando actualmente nuestro entorno social, posibilitaremos una mejor calidad de vida y un futuro económico viable y duradero.” (Sherin, A. 2009)

Los profesionales de diseño al tener un campo tan amplio interactúan con distintas aristas de nuestra sociedad, para lograr un cambio en nuestros diseñadores debemos formar una ética en la cual debemos dar cuenta de que existe una responsabilidad que tenemos con lo que nos rodea, que nuestras acciones tienen consecuencias y es por ello y por el alcance que tenemos que somos un buen agente de cambio, el diseñador es el enlace perfecto para intercambiar y compartir lo que nos beneficie a todos. A través de su trabajo influyendo en la sociedad y a través del cuestionamiento, la opinión, con nuestros colegas y empleadores.

Ética, diseñador y sociedad un trío que se encuentra en constante intercambio que cada uno entrega al otro y apuntan hacia el futuro, estos conceptos no son ajenos. Como diseñadores no deberíamos dejar ninguno de lado. Apostemos a la ética para hacer de nuestra sociedad algo mejor. DM mapaensayo.png

Referencias

  1. La ética del hacker: La ética del trabajo. Pekka Himanen (2001
  2. ISO 2010. (2010, 28 octubre). NORMA CHILENA OFICIAL, GUÍA DE RESPONSABILIDAD SOCIAL. educarse.cl. https://educarse.cl/wp-content/uploads/2017/11/NCh-ISO-26000-2010-047.pdf
  3. Andreu Pinillos, A., & Fernández Fernández, J. L. (2011). De la RSC a la sostenibilidad corporativa: una evolución necesaria para la creación de valor. researchgate. https://www.researchgate.net/publication/297757785_De_la_RSC_a_la_sostenibilidad_corporativa_una_evolucion_necesaria_para_la_creacion_de_valor
  4. Martínez Durán, María Elena (2011). El Branding, la Sustentabilidad y el compromiso social del Diseño. (Cuando ser es más importante que parecer). Revista del Centro de Investigación. Universidad La Salle, 9(35),11-17.[fecha de Consulta 24 de Septiembre de 2020]. ISSN: 1405-6690. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=342/34218346003
  5. Zito, M. (2014, June). La ética del diseño sustentable. Retrieved September 24, 2020, from https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5234532
  6. Sherin, A. (2009). Sostenible. Un manual de materiales y aplicaciones prácticas para diseñadores gráficos y sus clientes, Barcelona: Gustavo Gili, 194pp.
  7. http://blog.pucp.edu.pe/blog/eticarsu/author/fvallaeys/