Para una Situación de América Latina en el Pacífico

De Casiopea
Achupallas portada web.jpg



TítuloPara una Situación de América Latina en el Pacífico
Año1971
AutorOscar Buttazoni, Manuel Casanueva, Alberto Cruz C., Claudio Díaz, Godofredo Iommi M., Jorge Sánchez y Juan Verchueren
Tipo de PublicaciónCapítulo de Libro
EditorialEscuela de Arquitectura UCV
Edición
ColecciónOficio
CiudadSantiago
Palabras Claveconstel, fundamentos, océano pacífico, américa latina
Código
711.409 esc
PDFArchivo:OFI 1971 Situacion Pacifico.pdf
NotaImpreso en los Talleres del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, Santiago de Chile.

Nota de la Edición: Trabajo presentado al Centro de Estudios del Pacífico por la Universidad Católica de Valparaíso. Escuela de Arquitectura. Con ocasión de la Conferencia del Pacífico. 27 de Septiembre al 3 de Octubre 1970, Viña del Mar. Chile. Recolección de documentos y diagramación a cargo del tercer año del Curso de Diseño de la Escuela de Arquitectura ucv., constituido por los siguientes alumnos: J. Colvin, R. de la Fuente, J. Figueroa, L. Guerrero, C. Labbe, R. Méndez, J. A. Ocaris, P. Olivares, H. Olivares, N. Poblete, G. Valenzuela y R. Valenzuela

Nota con§tel: Refiérase también al documento Para un Punto de Vista Latinoamericano del Océano Pacífico, en Revista de Estudios del Pacífico nº 2, Valparáiso, 1971.
<< VOLVER CATALOGO | Fundamentos de la Escuela de Arquitectura

Trabajo presentado al Centro de Estudios del Pacífico por la Universidad Católica de Valparaíso. Escuela de Arquitectura. Con ocasión de la Conferencia del Pacífico. 27 de Septiembre al 3 de Octubre 1970, Viña del Mar. Chile.

Autores:

Oscar Buttazoni

Manuel Casanueva

Alberto Cruz

Claudio Díaz

Godofredo Iommi

Jorge Sánchez

Juan Verchueren

Recolección de documentos y diagramación a cargo del tercer año del Curso de Diseño de la Escuela de Arquitectura UCV., constituido por los siguientes alumnos:

J. Colvin

R. de la Fuente

J. Figueroa

L. Guerrero

C. Labbe

R. Méndez

J. A. Ocaris

P. Olivares

H. Olivares

N. Poblete

G. Valenzuela

R. Valenzuela

Tabla de Contenidos

Notas Sobre Nuestro Conocimiento del Pacifico

Punto de Vista General

... ¿Qué supone un estudio? Antes que nada, un fundamento que de modo constante permita analogías y distingos entre los datos probados y que un declarado criterio selectivo dispone.

Esta norma general la conocen y usan en nuestra América no pocos hombres de estudio. Sin embargo, no puede decirse lo mismo, en general de nuestras Universidades que rara vez trascienden la preparación de las llamadas “profesionales liberales” o de menores tecnologías. Reconocer el estado real de nuestras Universidades a ese respecto fue el paso decisivo que motivó en Chile la Reforma Universitaria tal como lo explica el Manifiesto del 15 de Junio de 1967, primer documento público que precipitó la acción:

“... las universidades latinoamericanas no fueron capaces de esclarecer y cimentar sus propios fundamentos para zafarse realmente de su interno carácter colonial (dependiente).

Incapaces de comprender y distinguir lo que es investigación, estamento científico, docencia, profesión, relación universitaria con la sociedad, han vivido y viven fascinadas –y por eso, sin consistencia– por universidades mayores de otros continentes y sometidas a meras transposiciones que por falta de lucidez y fundamento, han sido –en mayoría de los casos- simples ensueños y continuas improvisaciones. Buena prueba de ello son los contados casos de permanencia en una tarea específica, pues cuando se supera el decenio parece ya extraordinario.

Reconocer la falta real de investigación generalmente confundida con el ejercicio de sus técnicas peculiares o con la descripción de fenómenos –pues no hay investigación fundamental sino donde comparece una relación distinta de causa a efecto ni hay investigación aplicada sin esa base, pues ésta es generalmente consecuencia de aquélla–; reconocer que para su probable existencia se requiere la consolidación de instituciones y personas que se ejercitan y transmiten, durante no pocas promociones de estudiosos, siquiera una práctica científica; reconocer la peculiaridad de tales condiciones no accesibles a todos, y en consecuencia revalorizar y dignificar la docencia, que es principalmente pedagogía, medio y método de eficaz transmisión de conocimientos y no investigación ni práctica científica; reconocer el valor exacto que profesiones u oficios (sic) dentro de la Universidad para no convertirlas en el criterio casi exclusivo y ordenador de los fondos y orientación universitaria, es la tarea decisiva de esta hora”.

Por otra parte, es evidente que el saber poético y científico-tecnológico vigente, trae consigo un fundamento europeo que por propia luz interior tiende y se ha generalizado en el mundo de nuestros días, de suerte que el pensar matemático contemporáneo, por ejemplo, y con ello el pensar científico, dominante, no difiere en sus fundamentos del que rige en Asia, en América, en África, en Australia, del que rige en su lugar de origen: Europa.

Tras este reconocimiento, por una parte, de una real carencia en el estudio dentro de nuestras universidad, y por otra parte, la aceptación del pensar poético-científico contemporáneo, hemos considerado que mucho más decisivo –en el campo del estudio– que perdemos en aspiraciones, consignas, esperanzas ideológicas que son a su vez expresión de nuestra realidad, debíamos ceñirnos con todo rigor a la elaboración de un fundamento peculiar dentro de las exigencias que le permiten serlo. De este modo, y tal vez sólo de este modo, la noción de independencia tiene hoy cabal sentido en todos los niveles y sus consecuencias. Así, tal vez, como dice el Manifiesto del 15 de Junio de 1967:

“Únicamente a la luz de esta autocrítica surgida y pulida a través de los 15 años de existencia y permanencia en torno a un propósito, a un método docente y a un ininterrumpido estudio que nos llevara a fundar y sostener hasta hoy una real comunidad de maestros, profesores y alumnos, nuestra Facultad e Instituto de Arquitectura pueden constatar la perversión e incapacidad de nuestras Universidades.

Por tales graves carencias son nuestras Universidad veleidosas y mendicantes en especies, dineros, métodos, orientaciones, estudios y cultura y con ello, instituciones impedidas para dar cabida a aquello que es o podría ser nuestra propia realidad de americanos si es que la tenemos.

Por tales graves carencias nuestras Universidades no saben distinguir ni responder a las legítimas y urgente necesidades de nuestros países y menos aún abrirse a un campo situado allende toda investigación –nos referimos a la libre y desinteresada CONTEMPLACIÓN de aquello que tal vez puede constituir nuestra propia realidad.

Únicamente estableciendo tales distingos podremos aprender realmente de quienes saben –en la medida que podamos asimilar– pero para que ésta se produzca es simultánea y necesaria la desinteresada vigilia y apertura a la probable realidad americana.

Únicamente sobre tales bases nuestras Universidades serán órganos útiles para nuestros países y sociedades, a la vez que horizonte permanente, despejado, donde luzca la improbable y a la vez probable realidad que nos conforma y queremos conformar.

Esas faltas han impedido distinguir con claridad que la Universidad es principal y solamente maestros, profesores y alumnos; distinguir la política, el valor social, la extensión de la cultura, el sufragio de necesidades perentorias de lo que es realmente una casa universitaria.”

No basta querer ser sí mismo ni ponerse a serlo, ni esperar serlo confiando en una mañana probable y mejor que debe aún conquistarse por los votos o la violencia.

El requerimiento impostergable es recoger la poca y viva tradición de estudio de nuestra América Latina –ya el propio Humboldt la anotaba– y adentrarse con audacia, pues los errores enseñan tanto o más que los aciertos en el campo de las propias formulaciones.

Sabemos y podemos dar testimonio de la carencia casi absoluta del estudio latino-americano del aspecto físico-químico de nuestros mares, base imprescindible para cualquier trabajo fecundo de Biología Marina y en consecuencia de estudios reales sobre las industrias del mar.

Sabemos y podemos dar testimonio que nuestros países, y en el caso del nuestro específicamente, no supieron alentar, sostener y fecundar trabajos que buscaran una fundamentación propia. Así, por ejemplo, bajo la primera rectoría de Don Juan Gómez Millas se fundó en la Universidad de Chile un Instituto del Pacífico con la colaboración de Mario Góngora, Isidro Suárez y otros y fue disuelto por los males endémicos propios de las ideologías que consideran “inútiles” los trabajos cuyos resultados no se traducen en inmediata producción (sea para sociedades de consumo o para vigencias dichas revolucionarias).

Cuando los gobiernos latinoamericanos ya reaccionarios, liberales o revolucionarios dicen enfrentar la realidad del país o del continente n lo han hecho de verdad, muchas veces –a su pesar o no– no lo hacen.

Sabemos y damos testimonio que no se abren cauces que requieren la implacable y jubilosa libertad irrestricta del análisis y la crítica desprovista de fines pre-concebidos, y que sin estos análisis no hay posibilidad de fundamento propio.

La Escuela de Arquitectura, cuna del movimiento reformista que estalló en Junio de 1967, desde hace 15 años, estudia y lucha en ese sentido, y con él.

Los trabajos que aquí se presentan tienen como fundamento dos tesis principales: la tesis de los mares interiores y la del propio norte.

Ambas tienen referencias históricas, pero han sido entrevistas a la luz de la poesía que desvela a la realidad y no la comenta, ni la objetiva, ni la pone al alcance de los sentimientos, como la suponen y la supusieron siempre todos los dirigismos habidos... Esas tesis, dentro de las exigencias propias que le dan consistencia de tesis, permiten re-ver nuestra realidad americana desde un punto de vista propio, y desde ella mirar el mundo.

Además, dichas tesis se abren y se muestran fecundas para pensar un urbanismo que no sea ya simplemente una elección óptima de posibilidades según el criterio fundante de la mera productividad de una región, de un país o de un continente.

Por cierto estos trabajos que costaron y costarán reales batallas ciudadanas y nacionales, tiene como real valor –es lo que sostenemos– abrir el campo de las fundamentaciones. En este sentido se aparta, y no sin vehemencia, de la orientación que supone posible la adopción de un esquema, de un procedimiento o de una ideología ad-usum “rellenados” con datos dichos “autóctonos”.

Es en la aventura misma que la ciencia y la poiesis contemporáneos nos proponen –el hallazgo de un fundamento– donde se juega la independencia y la libertad, únicas luces para una justicia social humana y cabal.

(image pac 01)

FONDO DEL OCEANO

Dibujo basado en plano del National Geographic.

CARENCIA COMO DESCONOCIDO. Significado del Mar del Sur.

INFORME HISTORICO. Carencia del Pacífico. Constatación en la historia Americana

TOPONIMIA: Significado del Sur

LLAMADO MAR DEL SUR

... Todo emocionado, admira de hinojos en lontananza la rizada superficie del mar que llamó del Sur, ya que caminando en esta dirección lo había alcanzado, y que después otros españoles bautizaron con el nombre de Mar de las Damas o Pacífico. Saturado ya a solas de la ansiada visión, llama a los suyos para que con él compartieran el gozo.

Amando Melón: “Los Primero Tiempos de la Colonización”. Pág. 329.

Historia de América, A., Ballesteros, Tomo VI.

SIGNIFICADO DE LA POSESION DEL SUR

... Núñez de Balboa, un poco teatralmente, como consciente del importante acto simbólico que iba a representar, con la espada desnuda en una mano y el pendón real en la otra, avanza majestuosamente por las agua, y cuando éstas le llegan a las rodillas se detiene para decir con voz tonante, escuchada con religioso silencio por parte de los que le acompañaban: “vivan los altos e poderosos monarcas Don Fernando e Doña Juana, soberanos de Castilla e León de Aragón... en cuyo nombre e por la Corona Real de Castilla tomo e aprehendo la posesión real e corporal e actualmente de estos mares e tierras e costas e puertos e islas australes con todos sus anexos e reinos e provincias que les pertenecen en cualquier manera e por cualquier razón e título que sea o ser pueda, antiguo o moderno en el tiempo pasado e presente o porvenir, sin contradicción alguna. E si algo otro príncipe o capitán, christiano o infiel o de cualquier ley o secta o condición que se a pretenden algún derecho a estas tierras e mares, yo estoy presto e aparejado de se lo contradecir o defender en nombre de los Reyes de Castilla presentes o porvenir, cuyo es aqueste imperio e señorío de aquellas Indias, islas e tierra firme, septentrional e austral, con sus mares así en el Polo Artico como en el Antártico, en la una y en la otra parte de la línea equinoccial, dentro o fuera de los Trópicos de Cáncer e Capricornio según que más cumplidamente a sus Magestades e subsesores a todo ello e cada cosa e parte de lo compete o pertenece, o como más largamente por escripto protesto que se dirá o se puede decir o alegar a favor de su real patrimonio e agora e en todo tiempo en tanto que el mundo durase hasta el universal juicio de los mortales.” (Oviedo).

Amando León: “Los Primeros Tiempos de la Colonización”. Págs. 332-333. Historia de América. A., Ballesteros. Tomo VI.

El Mar del Norte como Referencia

... Dice en su cláusula final: “Estos veintidós y el escribano Andrés de Valderrábano fueron los primeros cristianos que los pies pusieron en el Mar del Sur y con sus manos todos ellos probaron el agua, que metieron en sus bocas para ver si era salada, como la de la otra mar; y viendo que lo era, dieron gracias a Dios”.

Amando León: “Los Primeros Tiempos de la Colonización”. Pág. 333. Historia de América. A., Ballesteros. Tomo VI.

El Norte se Vuelve al Sur

... Pero 1291 sucumbe San Juan de Acre, y el contacto con Oriente se hace difícil. Ciento sesenta y dos años después, otra fecha, y Constantinopla cae en poder de los turcos. La ruta a Oriente ha quedado truncada.

Fijémonos bien en estas dos fechas citadas, porque en 1291, y a causa de lo sucedido en San Juan de Acre, Génova organiza la expedición de los hermanos Vivaldi, la primera de los descubrimientos organizados. Y en 1453 la desconexión con Oriente impele a buscar una ruta por el Atlántico, haciendo urgente la solución de un problema geográfico. Con errores de Toscanelli y de otros sabios, más los propios, Colón los solucionará.

F. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V. Historia General de América, pág. 116.

El Norte se Vuelve al Sur

... Los descubrimientos geográficos puros, de acuerdo con el criterio expuesto, fueron tarea exclusiva de Occidente, en tanto que los demás pueblos no hicieron sino colaborar en la génesis. A pesar de lo dicho, que no es peyorativo, hay que tener en cuenta las navegaciones asiáticas u de la antigüedad, aparte de las concepciones geográficas, porque su carácter de circunstancia desaparece si las agrupamos, como hizo Humboldt, y vemos que prueban, en palabras de Menéndez Pelayo, “la necesidad histórica de descubrimiento en el punto y hora en que se hizo, merced a esa labor incesante y oculta que va conservando y cultivando desde la antigüedad cierto número de nociones más o menos confusas, hasta que de todas ellas resulta un como impulso irresistible que se transforma en acción”.

F. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V. Historia General de América, pág. 119.

El Norte se Vuelve al Sur

... Los antiguos no había conocido ni la Rosa de los Vientos ni la Brújula; sólo se guiaban por la Estrella Polar, que facilitaba la latitud del observador calculando su altura.

F. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V. Historia General de América, pág. 120.

El Norte se Vuelve al Sur

... Con tales medios técnicos y en tales circunstancias, el hombre europeo de Iberia vencería al atlántico. Camino de oriente, por la ruta conocida se había logrado penetrar bastante hondo con Marco Polo y demás viajeros.

El oriente también se había acercado a Europa por el índico y por el interior terrestre de Asia. Del Japón a Gibraltar se extendía el marco conocido de la humanidad. Pero más allá del Estrecho ibérico se suponían tierras separadas por el atlántico supuesto océano tenebrosum en la conciencia medioval. Dentro de él estaba el mar de los sargazos, donde se enredaban las naves. Se tenía por dogma que las regiones ecuatoriales eran innavegables por su alta temperatura y se suponía la existencia la existencia de una “zona perusta”, de acuerdo con la idea aristotélica. Todo el mundo creía que al sur del Cabo Bojador (Caput finis africae) se extendía el horrible mare tenebrosum, mezcla de aguas cálidas y frías, que unida a niebla y arenas del desierto producían una masa impenetrable. Esa era la barrera, el finis mundo.

F. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V. Historia General de América, pág. 123.

(image pac02)

CARENCIA COMO LEJANIA. Significado del Pacífico y mar de las Damas

INFORME HISTORICO. Carencia del Pacífico. Constatación en la historia Americana

TIPONIMIA: Significado de Pacífico y Mar de las Damas.

Pacífico circunscrito a las costas de América Latina.

... En 1º de Diciembre de 1520, cuando han dejado atrás desde la salida del Estrecho cerca de cincuenta y cinco leguas, se alejan un poco del dicho litoral, pero sin perderlo de vista hasta el día 16. En esta fecha habían alcanzado la latitud de 36º 30’. Después tuercen hacia el NO., debiendo pasar entre el Continente y las islas Marianas.

Unos tres meses dura la travesía del Gran Océano, que puede darse por terminada cuando abordan al archipiélago de las Marianas.

Amando Melón: “Magallanes y la Primera Vuelta al Mundo”, pág. 615. Historia de América A. Ballesteros. T. VI.

Torno Viaje

La ruta de la armada magallánica a través del Gran Océano puede decirse que fue la ruta del hombre; la impuesta por la necesidad de la búsqueda de alimentos frescos y de agua potable. Ante este problema angustioso hubo que demorar la llegada a la meta final del viaje. ¡Tanto tiempo pensar en las Molucas y soñar con ellas para no seguir el camino más conveniente y corto para alcanzarlas! Pero las primarias necesidades mandan tiránicamente en muchas ocasiones; en las mismas que pasan a segundo plano los más impacientes deseos, determinantes de los mayores heroísmos y empresas. Lo normal cuando se quiere conseguir algo, es aceptar el camino más breve; más, cuando el camino más corto es el más fácil y cómodo. Magallanes sabía bien la situación en latitud ecuatorial de las Molucas. La buena lógica le trazaba el camino a seguir: alcanzar las proximidades del Ecuador, y después, dejarse arrastrar por los vientos viajeros del Sur; sin embargo, se desvió de esta buena y corta ruta para adentrarse bastante en latitudes boreales, en demanda de islas pobladas y con agua, donde todos pudieran recuperar fuerzas y aliviar casi mortales penalidades. Las circunstancias mandaron a Magallanes; no, como algunos dicen, su impericia marinera y su desorientación.

Amando Melón: “Magallanes y la Primera Vuelta al Mundo”, pág. 615. Historia de América A. Ballesteros. T. VI.

Mar del Pacífico. Mar de las Damas

... Tan suaves y pocas maniobras exigía la navegación por sus aguas, que designaron a su conjunto con el nombre de Mar Pacífico. Tan pocos esfuerzos requerían de la marinería el avanzar por sus tranquilas aguas, que podían confiarse las naves, con toda seguridad, a seres de más débiles fuerzas que los musculosos y avezados marinos. Casi a mujeres no avezadas en el trabajo físico. Por eso al Gran Océano también le calificaron de Mar de las Damas. Todas estas circunstancias de tan plácida navegación, en la que aparecen los elementos domeñados a su servicio, no pueden extrañarnos. Los tripulantes magallánicos se movieron hasta la llegada a las marinas dentro de la zona menos turbulenta o más tranquila del Gran Océano; en el llamado Mar del Sur, y en el Mar del Coral en sentido lato; sin llegar en el punto más avanzado hacia el Norte” al trópico de Cáncer; sin alcanzar en el punto más avanzado hacia el Sur la tempestuosa zona del llamado por los hidrógrafos modernos Austral.

Amando Melón: “Magallanes y la Primera Vuelta al Mundo”, pág. 615. Historia de América A. Ballesteros. T. VI.

Concepto de Lejanía

... LEY I: QUE ANTES DE CONCEDER NUESTROS DESCUBRIMIENTOS, SE PUEBLE LO DESCUBIERTO.

Porque el fin principal, que nos mueve a hacer nuevos descubrimientos es la predicación, y la dilatación de la Santa Fe Católica, y que los indios sean enseñados, y vivan en paz y policía: Ordenamos y mandamos, que antes de conceder nuevos descubrimientos y poblaciones, se de orden de que lo descubierto, pacífico y obediente a nuestra Santa Madre Iglesia Católica, se pueble, asiente y perpetúe, para paz y concordia de ambas repúblicas, como se dispone en las leyes, que tratan de las poblaciones, y habiéndose poblado, y dado asiento en lo que está descubierto, pacífico, y debajo de la obediencia espiritual de la Santa Sede Apostólica, y de la nuestra, se trate de descubrir y poblar lo que con ello confina y de nuevo se fuere descubriendo.

REF.: Recopilación de Leyes de Indias, Libro IV. Título I: De los Descubrimientos.

Concepto de Lejanía.

… LEY II: QUE LAS TIERRAS QUE SE HUBIEREN DE POBLAR, TENGAN BUENAS ENTRADAS, Y SALIDAS POR MAR Y TIERRA.

Las tierras que se hubieran de poblar, tengan buenas entradas y salidas por Mar y Tierra, de buenos caminos y navegación, para que se pueda entrar, y salir fácilmente, comerciar y gobernar, socorrer, y defender.

Ref.: Recopilación de Leyes de Indias, Libro V. Título V: De las Poblaciones.

Concepto de Lejanía

... LEY XXI: QUE EN GASTANDO LA MITAD DE LOS BASTIMENTOS SE VUELVAN LOS DESCUBRIDORES A DAR RAZÓN DE LO DESCUBIERTO.

Ordenamos, que los descubridores hagan balance y tanteo de los bastimentos con que se hallaron en ocasión de descubrimientos; y habiendo gastado la mitad de la provisión no se detengan más por ninguna causa si los bastimentos de la tierra no les dieren con abundancia el sustento que hubieren menester para perfeccionar el intento, y vuelvan a dar razón de lo que hubieren hallado y descubierto, y alcanzaren a entender así de las gentes que hubieran tratado, como de las comarcanas de que se pudiere tener noticia.

Ref.: Recopilación de Leyes de Indias, Libro IV. Título I: De los Descubrimientos.

El concepto de Lejanía.

... El enfrentarse con la tierra Americana es enfrentarse a la Extensión Americana, provocadora de pavor como toda extensión y provocadora por ende de la acción de la gran densidad.

Ref.: Arquitectos Alberto Cruz C., Juan Verchueren R. Texto: “Para un Seminario de Urbanismo”.

(image pac03)

CARENCIA COMO TRAFICO. Siglos XVI XVII XVIII

INFORME HISTÓRICO. Carencia del Pacífico. Constatación en la historia Latino-Americana

TRAFICO: Descubrimiento, Conquista y Virreinato

Noción de gran Imperio

… La unión histórica de las Indias y Castilla hizo que el territorio americano marchase a remolque del europeo, sufriendo la grandeza, los ataques y hasta el declinar de éste. Hubo una interdependencia entre ambas historias que aún en pleno siglo XIX persistió. En las Indias imperaron las ideas económicas, políticas, religiosas, etc., de la península ibérica y por eso es imposible, como indica muy bien Zorraquín Becú, estudiar separadamente ambos mundos. Y por eso, igual que en la Península, en el mundo americano hay que considerar una evolución o alternativas que fueron modelando la vida y variándola a medida que pasaban los años. Nada permaneció invariable o inmutable. Todo evolucionaba, y en este cambio se pueden fijar tres etapas: desde el descubrimiento hasta la creación del Consejo de Indias, época de formación en que la personalidad política de las Indias no está aún definida y en que lo hallado sigue siendo mera dependencia de Castilla; un segundo momento en que se reconoce la importancia de los reinos indianos y se crean organismos para gobernarlos, dándose una homogeneidad imperial en la que se distinguen diversos estados; finalmente, la llegada de los Borbones señala el tercer momento, en que desaparecen los particularismos regionales, produciéndose una consolidación del imperio, que ya no se compone de reinos, sino de dominios que mantienen autonomía jurídica y que se ven compelidos a la centralización.

F. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal” Tomo V: Historia General de América. Pág. 376.

Noción de Virreinato

… Méjico y Lima fueron las cortes virreinales por excelencia. Ellas vibraron y crecieron al conjuro de la capitalidad que les proporcionaba la presencia del virrey. Cuando uno de ellos hacía su entrada, la ciudad toda experimentaba una sacudida inolvidable. Por años se comentaba luego cómo había sido recibido el duque de Escalona en Méjico o Amat en Lima. Por todas las vías de acceso a la capital se alzaban verdes arcos de triunfo, donde sonreía la multicolor fruta de la tierra. Los poetas no dormían aquellas noches componiendo versos en honor del virrey que navegaba desde Europa en una larga teoría de naves. Podía dirigirse a Portobelo o a Veracruz, y nosotros podemos seguir a uno o a otro. Vayamos con el que se dirige a la ciudad de la laguna. Veracruz era la puerta de ingreso en el virreinato, y allí aguardaban al nuevo virrey las autoridades. Todo el mundo se había engalanado ese día, hasta los barcos fondeados en el puerto. En el momento en que la fortaleza hacía las salvas de rigor, el virrey se metía en una falúa con toldo de damasco y abandonaba la nao capitana que le había servido de morada durante el viaje. Imaginemos que iba vestido con un traje corinto, bordado de plata, greguescos acerados, calzas de punto, ancha gorguera, sombrero con plumas y joyel de perlas, botas de baldés y una banda roja cruzada al pecho. Las autoridades se apiñaban en el muelle, entre la turba curiosa, las milicias formadas y los impacientes caballos. Al desembarcar, el virrey saludaba a los presentes y montaba a caballo, que lo conducía a la iglesia primero y a las casas del cabildo después. Luminarias, cohetes, flores, plumerías, danzas y toros llenaban por varios días el programa de festejos hasta que el virrey decidía ponerse en camino rumbo a Méjico. La ruta que otrora anduvo y desanduvo Hernán Cortés con fatigas y sangres, la recorría ahora el virrey en medio de los mayores agasajos. Por pueblos, ventas y conventos discurría la comitiva virreinal, sintiendo la curiosidad de las gentes y el homenaje sincero de criollos, mestizos e indígenas. Regalos de plata, aguas de colores perfumadas, arcos triunfantes, dulces y flores aportaban las autoridades de los pueblos y los pobladores de ellos, que se asomaban a los caminos para ver pasar al Virrey, cuya comitiva engrosaba cada vez más. En Tlascala, subían de punto los festejos; se entregaban entonces las llaves de oro, se representaban comedias. Por lo menos así se hizo con el duque de Escalona en 1640. Puebla, Cholula, Huejotzingo y demás poblaciones de la ruta se desvivían por presentar unos festejos admirables. Así hasta Chapultepec, maravilloso palacio desde el cual el virrey salía para hacer la entrada oficial en Méjico en una carroza. Ni que decir tiene que caballos, criados, guardias, lacayos y demás ministriles iban de punta en blanco en tal caso. Difícilmente se abría paso el virrey por entre la multitud, que le aguardaba de pie en las calles o arracimadas en los balcones. La catedral, como siempre, era la primera meta. Allí bombardeaban al pobre virrey con tedéums, canzonetas, diálogos latinos e interminables cuartetas de loa. Y no pensemos que todo acababa en esto, que, aunque dicho en una página, había durado dos meses. No, otros dos meses más prolongaban los festejos organizados por el Ayuntamiento, la Audiencia, los gremios, etc. Bailes, saraos, cucañas, toros, luminarias, comidas extraordinarias y demás números propios de todas las fiestas ocupaban la vida de la capital virreinal, que aún no sabía cómo se iba a comportar el nuevo mandatario, aunque ya hubiese tenido algunos gestos simpáticos típicos de todo gobernante cuando desea granjearse la voluntad del pueblo.

Lima no cedía un ápice en fiestas en honor del virrey. La ciudad del Rimac alzaba un gran arco de entrada, donde el virrey juraba ante misal respetar los privilegios concedidos a la ciudad, como en España lo hacían los reyes. Tras este breve detenimiento, la procesión proseguía su marcha en este orden: compañía de indios armados; compañías de infantería armadas, compañías de gentiles-hombres a caballo y armados; criados del virrey de dos en dos caballerías de vecinos y gente ilustre de la ciudad; la Universidad con sus atributos e insignias; los maceros con la Audiencia; los reyes de armas; un criado del virrey con el estoque desnudo sobre el hombro; al cual acompañaban cuatro lacayos con librea del virrey. Delante un paje portaba el guión del rey. Seguían más criados, músicas, alabarderos, hasta perderse de vista. La entrada del conde de Lemos registró notable pompa, ya que más de quinientas barras de oro sirvieron para pavimentar un tramo de la ruta recorrida por el virrey. Cada barra valía más de doscientos marcos. El conde de Cautelar volvió a pisar más tarde sobre adoquines de plata. Todo sucedía como si se tratara de un rey, porque casi potestad de tal tenían los virreyes indianos. Asistidos por un secretario, estaban facultados para repartir tierras, solares y autorizar la venta pública de las tierras consideradas como de realengo. Un virrey fundaba poblaciones –ordenaba fundarlas– fomentaba la colonización o población, organizaba expediciones, vigilaba los abastos, cuidaba de las obras públicas y supervisaba a todas las demás autoridades, que debían consultarle siempre a él. El virrey era todo y atendía a todo. Fueron superintendentes de la rea hacienda; autorizaban los gastos en casos urgentes; velaban por la explotación de las minas y por el envío de los caudales a España. Los virreyes ordenaban la cantidad de moneda que se podía acuñar y la que debía ser puesta en circulación y digamos, finalmente, para no ser farragosos, que cuidaban de la administración de las rentas de los distintos monopolios y fomentaban el incremento de las mismas.

Si la hacienda merecía tal celo, no menos lo merecía la economía, cuyo aspecto agrícola, ganadero y minero era mimado por los virreyes. Las industrias eran establecidas por ellos, y el trabajo personal era vigilado con igual atención que se acechaba el contrabando.

Dijimos ya que los virreyes eran presidentes de las Audiencias radicadas en la capital, en las cuales su poder consistía en decidir qué negocios tenían carácter judicial y cuáles eran puramente administrativos. Los choques con la Audiencia estaban a la orden del día debido a que el virrey no sólo preveían los cambios de jurisdicción de aquélla, sino que determinaba los días de sesiones, asistía a los juicios de residencia, conocía las causas de los indios asistido por un asesor letrado y decidía las cuestiones de competencia entre tribunales civiles y eclesiásticos.

Las relaciones entre el virrey y la Iglesia nos las sintetiza su calidad de vicepatrono con funciones que emanaban del regio Patronato indiano; en virtud de éste a la corona española le correspondía la presentación de las dignidades eclesiásticas y la percepción de los diezmos, con la obligación de atender antes que nada a los gastos ocasionados por la elección de Iglesias.

Como virrey era capitán general, tenía que actuar también como supremo jefe de las fuerzas armadas, contando con la ayuda de una junta de guerra y de un auditor. La piratería y la indiada, especialmente hacían funcionar esta faceta de los virreyes, que se desvelaban por defender y fortificar su territorio y por enviar situados, es decir, asignaciones a los presidios o plazas militares pobres.

Eran los virreyes, en una palabra, verdaderos reyes, pero no vitalicios. Un virrey cesaba en su mando, generalmente, a los seis años, teniendo entonces que someterse al juicio de residencia y a la tarea de redactar una memoria de gobierno donde hacía constancia de su experiencia gubernamental, con el fin de que sirviera a sus sucesores. Podía acontecer que el virrey muriese en el mando, y en tal caso sucedía la Audiencia o se recurría (fines del siglo XVII) a abrir el llamado pliego de providencia o de mortaja, donde el rey designaba a quien debía sucederle. O podía darse el caso –sólo una vez aconteció– de que el virrey se alejase y situase en su lugar a la virreina, como hizo el conde de Lemos. No era esto natural, y lógicamente mereció la reprobación real. Tampoco era natural que los virreyes llevase una vida nada ejemplar, y sin embargo, más de una vez en la corte virreinal se murmuró de las andanzas nocturnas que efectuaba el representante del Rey. Cuenta Ricardo Palma que al Conde de Alba de Liste, virrey algo hereje, le fastidiaba el campanero de la torre de San Agustín repicando sus campanas cuando lo veía pasar embozado en su capa. El virrey marchaba hacia la casa de una amada, y el campanero que le guardaba rencor por cierta trastada, lo acechaba y tañía estruendosamente las campanas al divisarlo, despertando a los vecinos. Toda Lima se enteraba de las aventuras del virrey, y el campanero se escudaba alegando que las ordenanzas obligaban a hacer sonar las campanas cuando el primer mandatario pasaba junto a la iglesia. Menos legendarios fueron los amores Don Manuel de Amat con la mestiza Micaela Villegas, cómica de profesión. El serio don Manuel, todo un catalán perdió el seso por la pequeñez graciosa de aquella mujer, que él, en su castellano catalanizado, llamaba perri choli… por perra chola. La Perricholi alteró el protocolo virreinal e indispuso a la aristocracia limeña con el virrey, que no veía sino por el par de ojazos de Miquita Villegas. Y Miquita, toda gracia limeña, consiguió de Amat lo que quiso a cambio de sus encantos y de un hijo que allá, en la quinta de Miraflores, jugaba con el sexagenario virrey.

F. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Historia General de América, Págs. 383-384-385-386.

(image pac04)

CARENCIA COMO TRAFICO TRANSOCEANICO EN EL PACIFICO. En barco chileno desde la independencia hasta viaje de la “Lautaro” en 1918.

Aparición del Pacífico en la Independencia Latinoamericana

INFORME HISTORICO. Algunas constataciones en la Historia de América Latina, sobre el Pacífico como Carencia.

TRAFICO: Desde la independencia hasta viaje de la Lautaro. 1918.

Uso del Pacífico. La Guerra contra España.

… El Virrey del Perú José Fernando Abascal, comisionó al Brigadier de Marina Antonio Pareja, para que volviera a someter a la provincia chilena. Este último reclutó gente en Chiloé y Valdivia y luego desembarca en la bahía de San Vicente el 26 de Marzo de 1813, ocupando Talcahuano, Concepción y Chillán.

En vista de que este ejército es vencido, llegan refuerzos al mando del Brigadier Gabino Gainza.

Con este fin se firma un Tratado de Paz (Lircay, Mayo 1814).

Nuevamente en Julio del mismo año un nuevo desembarco español al mando de Mariano Osorio viene a someter a Chile, terminando con el desastre de Rancagua en Octubre de 1814 en que concluye la reconquista española.

Los patriotas revolucionarios fueron perseguidos, y emigraron a Mendoza (Argentina) donde al mando del ilustre General José de San Martín, Gobernador de Cuyo, comenzaron lentamente a organizar un ejército que tendría como fin libertar Chile y toda América del Sur.

En los primeros meses de 1817 el ejército de Los Andes atravesó la cordillera y después de derrotar al ejército realista, en la Cuesta de Chacabuco (12 de Febrero de 1818) entró sin resistencia a Santiago.

El General O’Higgins fue proclamado Director Supremo.

Los realistas se retiraron a la provincia de Concepción y se encerraron en la plaza fuerte de Talcahuano. Un año después, el 12 de Febrero de 1818 fue proclamada la independencia de Chile. Sin embargo, los realistas no tardaron en recibir, por mar, refuerzos del Perú y a principios de 1918 un nuevo ejército al mando del General Osorio desembarca en Talcahuano. Por fin en la batalla de Maipú el 5 de Abril de 1818, se selló definitivamente la independencia.

Durante el gobierno de Bernardo O’Higgins se organizó la primera escuadra nacional, que bajo el mando del Almirante inglés Lord Cochrane destruyó en el Pacífico la escuadra española. Además en unión con San Martín, O’Higgins formó la expedición que unida a Bolivia y a los colombianos había de poner término en el Perú a la dominación española en la América del Sur.

Jaime Eyzaguirre: “Historia de Chile”. Enc. ESPASA, Tomo XVII

Uso del Pacífico. Guerra del Pacífico.

… El Perú y Bolivia habían celebrado en 1873 un Tratado secreto de alianza. Segura del apoyo del Perú, Bolivia violó abiertamente el tratado de límites con Chile, imponiendo una contribución a las salitreras chilenas de Antofagasta. Chile pidió al Perú que hiciera de mediador amistoso, pero Perú se negó, declarando la existencia de un tratado secreto. Entonces Chile declara la guerra a la Confederación. El principio de las operaciones fue exclusivamente marítimo.

El 21 de Mayo de 1879, la Corbeta “Esmeralda” al mando de Arturo Prat es hundida por el Acorazado “Huáscar” frente al puerto de Iquique. Ese mismo día el más poderoso de los Acorazados Peruanos la “Independencia” encalló en Punta Gruesa mientras combatía con una goleta chilena de 200 tons. y fue destruido por su débil antagonista. La toma del “Huáscar” por la Escuadra chilena el 8 de Octubre de 1879, acabó de aniquilar la marina del Perú. Luego siguió la guerra terrestre que terminó con el Tratado de Ancón (Octubre de 1883) en que Perú cedió definitivamente el Departamento de Tarapacá.

Jaime Eyzaguirre: “Historia de Chile”. Enc. ESPASA, Tomo XVII

Uso del Pacífico. Isla de Pascua.

… Chile tomo posesión efectiva de la Isla el 9 de Septiembre de 1888 con todos los ceremoniales del estilo: levantándose un Acta en idioma castellano y en Pascuense; suscrita por el Capitán Policarpo Toro, Comandante del “Angamos”, por 20 indígenas que se decían Jefes de la Isla y por el comerciante francés señor Salmón, los cuales declararon que reconocían la soberanía de la isla, cediéndoles sus derechos.

Ignacio Silva (1903): “Biblioteca Geográfica e Histórica Chilena”

Pesca de Perlas

… En 1826, Pedro Alessandri, José Manuel Cea, Francisco Javier Urmeneta y otros, formaron una sociedad para equipara y fletar una expedición a las islas del Pacífico Sur a pescar perlas. No contentos con esto, los propietarios también obtuvieron para su barco –la goleta Terrible– una patente de corso a fin de que, en caso de resultar fallida la pesca de perlas, se dirigiera a las costas de las Filipinas a atacar las naves mercantes de bandera española.

“Sin embargo, la expedición corsaria de la Terrible no tuvo éxito y en 1827, Pedro Alessandri decidió cambiar de actividad, aunque manteniéndose dentro del giro naviero. Hizo construir doce camarotes a proa y diez a popa de la goleta y organizó una firma para hacer viajes regulares con pasajeros entre Valparaíso y Callao”. (El Mercurio de Valparaíso, 15-IX-827 y 6-1-877)

Claudio Véliz: “Historia de la Marina Mercante de Chile”, págs. 26-27

Bergantín Ellen Elizabeth

… Existe documentación bastante completa acerca del caso del bergantín Ellen Elizabeth, de propiedad del armador de Valparaíso, José Tomás Ramos. Este barco llegó al puerto de Lambayeque procedente de Polinesia y cargado con nativos en el mes de octubre de 1863, cuando ya el tráfico de polinésicos, por diversas razones, estaba francamente en decadencia.

El Gobierno peruano estaba, en esta época, rescatando esclavos mediante el pago a los armadores y traficantes de una suma por cada uno a fin de que fueran repatriados en los mismos barcos que los habían transportado al Perú. El precio ofrecido por el Gobierno era de ochenta pesos por cabeza, pero los armadores en general demandaban hasta cien pesos por cada nativo. Hecha la transacción, los armadores se comprometían a devolver a los nativos a sus islas de origen y a no reanudar el tráfico. Este procedimiento se vio empañado por rumores que circularon acerca de capitanes de naves de este tipo que se alejaban algunas millas mar adentro y, para ahorrarse el costoso y largo viaje de retorno a Polinesia, sencillamente se deshacían de su cargamento echándolo por la borda.

A fin de impedir que esto ocurriera –si es que no había ocurrido– el Gobierno peruano adoptó la política de enviar un oficial de marina en cada barco que retornaba a Polinesia a fin de cerciorarse de que en efecto los nativos eran repatriados en condiciones normales.

El bergantín chileno Ellen Elizabeth permaneció algún tiempo en Lambayeque mientras su capitán regateaba el precio de venta de los nativos. Al fin se acordó que el Gobierno pagaría ochenta y dos pesos por cada uno y el Ellen Elizabeth zarpó a Polinesia con su cargamento humano. Este es el único caso que se conoce de un armador chileno, residente en Valparaíso, que se haya dedicado a este tráfico, pero es significativo ya que José Tomás Ramos era un armador de cierta importancia y poseía varias naves registradas bajo su nombre.

Claudio Véliz: “Historia de la Marina Mercante de Chile”, págs. 151-152.

Eyzaguirre y Compañía.

… El 17 de Agosto de 1819 se legalizó ante notario, la formación de una compañía de navegación de ultramar encabezada por Agustín Eyzaguirre.

El plan de Eyzaguirre y Cía. era fletar barcos en puertos chilenos, llevar cargamentos de cobre y plata a Calcuta y traer en el viaje de regreso té, especias, seda, maderas finas, etc.

El Senado, con el asentimiento de O’Higgins y en atención al hecho de que esta compañía era la primera organizada en Chile para la navegación de ultramar, concedió el privilegio de la liberación total de derechos de exportación y una gracia de seis mil pesos en el pago de derechos de importación sobre las mercaderías que trajera de Asia.

La fragata Carmen zarpó rumbo a Calcuta el 9 de noviembre de 1819, con un cargamento de 3.200 quintales de cobre. Al cabo de un prolongado y accidentado viaje, arribó a ese puerto en tan mal estado que el agente de la compañía se vio obligado a enajenar la nave y adquirir otra –la fragata Stanmore– en treinta mil pesos. Esta, a su vez, cargó mercaderías surtidas y zarpó hacia Valparaíso, llegando a este puerto el 10 de Octubre de 1820. Algunas semanas más tarde, la compañía fletó nuevamente a la Stanmore, que volvió a Calcuta con otro cargamento de cobre chileno, mientras el agente en la India, a su vez, enviaba dos naves más, la James Scout y la Lady Blackwood a Sudamérica, la primera cargada de trigo para el Callao y la segunda con mercaderías de China e India para Manila, Centroamérica y Valparaíso.

A primera vista, parece que al fin los desvelos del gobierno, las oportunidades del comercio libre y la iniciativa de un pequeño grupo de armadores estaban labrando las bases para una actividad mercantil nacional de bastante importancia. Desgraciadamente , esta febril actividad ocultaba una maniobra de carácter extralegal característica de muchas de las operaciones mercantiles de la época.

En realidad, la fragata Carmen no había llegado en estado tan deplorable que hiciera necesaria la enajenación. Lo ocurrido fue que la compañía, aprovechando la liberación absoluta de derechos de exportación que había obtenido, quería además conseguir una rebaja en los derechos de exportación cobrados por la India y para esto necesitaban fletar un barco de bandera británica. Esto se hizo vendiendo la Carmen en Calcuta y comprando la Stanmore, que fue registrada bajo el nombre del capitán –de nacionalidad británica. Esto permitió cargar y zarpar de Calcuta pagando derechos de exportación muy reducidos. Al llegar la Stanmore a Valparaíso, se la presentó como de nacionalidad chilena –ya que en teoría estaba reemplazando a la Carmen, vendida en Calcuta– y se obtuvo la rebaja en los derechos de importación.

Tres factores pusieron fin a estos negocios; desde luego, tarde o temprano las autoridades británicas tenían que darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, ya que los cónsules en cada puerto tenían obligación de enviar a Londres listas semestrales detalladas de todo el movimiento mercantil, clasificado por bandera.

A medida que estos informes eran examinados en el Foreing Office, se iba descubriendo que la Stanmore cambiaba de nacionalidad con cada viaje que efectuaba.

Pero además, el intenso tráfico entre la costa del Pacífico Sur Oriental y la India tuvo una declinación violenta en 1824-1825. En esa época estalló la primera guerra birmana, que cerró el Golfo de Bengala a la navegación. Durante el tiempo que duró el conflicto –casi tres años– la India empezó a recibir cuantiosos cargamentos de zinc de los países escandinavos y este metal reemplazó al cobre en la limitada metalurgia de esa región de Asia. Cuando finalizó la guerra, ya el mercado de la india para el cobre chileno se había perdido y los embarques en gran escala se estaban haciendo directamente a Europa o a los EE.UU.

Claudio Véliz: “Historia de la Marina Mercante de Chile”, págs. 28-29-30-31.

La Lautaro y su viaje.

… Zarpó de Iquique el 4 de Septiembre de 1919 con destino a Honolulu, donde hizo escala de cinco días para seguir después al puerto de Kobe (Japón).

De Iquique a Honolulu demoró 44 días, y de éste a Kobe 52.

Después de cinco meses de permanencia en Kobe se dirigió a Yokohama, y recorrió dicho trayecto en ocho días, quedándose en este puerto tres meses catorce días. Totalizando, permaneció en el Japón ocho meses veinte y un días, desde el 14 de Diciembre de 1919 hasta el 5 de Septiembre de 1920. Tal larga permanencia se debió no sólo a la falta de flete sino también, a la espera de un cargamento de pólvora y armas para el ejército de Chile, que no estuvo listo en época oportuna. Además de dicha carga se completó el cargamento con dos mil toneladas de carbón.

Zarpó el buque con destino a Chile el 5 de Septiembre de 1920, haciendo escala en Honolulu.

De Yokohama a Honolulu demoró 42 días y 93, de este puerto a Valparaíso, sin contar su estancia de seis días en aquel puerto de escala.

Debemos advertir que el viaje de Honolulu a Valparaíso se prolongó debido a 20 días de inmovilidad en la región de las “calmas ecuatoriales”

El 25 de Enero de 1921 fondeó la “Lautaro” en Valparaíso después de haber navegado durante 236 días (7 meses 26 días) y en cuyo periplo recorrió un total de más de 26.000 millas.

Alejo Marfán: “Viaje al Japón de la Fragata Lautaro”, pág. 13.

La Lautaro y su carga.

… Por otra parte, como dijimos al comenzar nuestra narración, debíamos embarcar así mismo unas 750 toneladas de armamentos y explosivos para nuestro Ejército que no estaban listas, o que aún no siendo así, la casa fabricante, el sindicato “Tahei Kumiai”, no entregaba por estar pendiente el juicio relativo a la pérdida de armamento, entregado por ella misma, hacía más o menos un año en el incendio y hundimiento del buque que debía transportarlo a Chile.

Por ambas circunstancias la permanencia de la “Lautaro” se prolongó en forma indefinida, quedando en espera de órdenes.

Alejo Marfán: “Viaje al Japón de la Fragata Lautaro”, pág. 69

La Lautaro y su estar en Oriente

… Deserciones:

El personal de marinería que no puede bajar a tierra diariamente, ya que sus medios no se lo permiten, a causa de los gastos que ello implica, se ve obligado a quedarse a bordo, y así el tedio y la nostalgia van apoderándose de su ánimo cada vez más.

El buque se encontraba en espera de órdenes y sin expectativas aún de volver a Chile. Todo contribuía, pues, a mantener tal estado de depresión y aburrimiento. Además, cuando los marineros bajaban a tierra solían encontrarse con camaradas de otras nacionalidades y aún con chilenos que tripulaban buques mercantes o vapores de compañías inglesas o americanas. Estos les hablaban de sus buenos sueldos pagados en libras o en dólares, de modo que todo se confabulaba para inducirlos a abandonar la “Lautaro”. Y así, no tardaron en producirse algunas deserciones.

Alejo Marfán: “Viaje al Japón de la Fragata “Lautaro”, pág. 76

La Lautaro y el torno viaje

… Que fue éste el primer viaje comercial al Japón auspiciado por nuestro Gobierno.

Que siendo la “Lautaro” un buque muy marinero, de un casco que, a pesar de sus años, estaba en perfecto estado y de sus excelentes cualidades de flotabilidad, su velamen dejaba bastante que desear, pues la mayoría de las velas eran viejas, muchas de ellas tenían más de seis años de uso continuo, habiendo cumplido por consiguiente el doble de su vida hábil.

Que carecía de instalaciones y de confort modernos. Así, no tenía radiotelégrafo, frigoríficos para guardar víveres, caloríferos, ventiladores, ni luz eléctrica. Su alumbrado era de vela y aceite, y en el Japón se adquirieron unas lámparas de gas de parafina para las cámaras, que sólo dieron un resultado mediocre.

Que no llevábamos médico cirujano.

En resumidas cuentas, en pleno siglo XX, salvo las mayores dimensiones del barco, la mayor resistencia de su casco, la mejor calidad de los víveres y el perfeccionamiento de los instrumentos y artículos de navegación, el viaje se hizo en las mismas condiciones que cruzaban el mar los navegantes de una época remota.

Tal fue la realidad.

Alejo Marfán: “Viaje al Japón de la Fragata Lautaro”, pág. 156

(image pac05)

CARENCIA COMO TRAFICO TRANSOCEANICO en naves de bandera chilena 1969

INFORME HISTORICO. Carencia del Pacífico. Constatación en la Historia latino-americana.

TRAFICO: Contemporáneo en Bandera Chilena (1969). Trafico en el Pacífico durante 1969

Cía. Sudamericana de Vapores

A Europa: Con ruta al Callao, Canal Rótterdam, Hamburgo, Bremen, Ámsterdam, Amberes, Liverpool, realizó durante el año 1969 ocho viajes en el Andalién y Lebu de 4.457 ton. c/u.

A U.S.A: Realiza 22 viajes en el “Maipú”, “Imperial”, “Copiapó”, “Aconcagua”, de 6.369 tons. c/u. con ruta: Canal Charleston, Baltimore, Filadelfia, Nueva Cork.

Al Golfo: Realiza 16 viajes en el Limari (5.652 ton.) Longaví (5.485 ton.), Loa (5.818 ton.) y Laja (5.417 ton.). Con ruta al Callao, Guayaquil, Canal Veracruz Tampico, New Orleáns, Tampa, Houston.

La Cía. Sudamericana de Vapores realiza un total de 62 viajes durante el año 1969.

Interoceánica

Está Cía. tiene una sola ruta: Callao, Arica, Tocopilla, Antofagasta, Valparaíso, Bahía Concepción, Buenos Aires, Montevideo, Río de Janeiro. Realiza un total de 16 viajes en el “Antártico” (88404), Allipén (67151), Arauco (72004), Acapulco (72004). Además, esta empresa arrendó al Perú “El Aguipén”, que se dirigió a Adelaida, Australia con harina de pescado.

Armada Nacional

Realiza 2 viajes al año a la Antártica en el Yelcho y el Piloto Pardo, a Curacao realiza 4 viajes en el Montt y Araucano. El buque-escuela Esmeralda en su ruta anual por el Pacífico: Honolulu, San Francisco, Sydney, Oakland, Papeete.

Lan Chile

Aproximadamente hasta mediados del año 1969 realiza viajes a Tahití, una vez al mes, con escala en Isla de Pascual. Con la incorporación del Boeing comenzó a realizar viajes con idéntica ruta, una vez a la semana.

REF: Flota Mercante Nacional, Asociación Nacional de Armadores, actualización al 30 de Agosto de 1969. Armada Nacional. LAN Chile

(image pac06)

CARENCIA COMO DEPENDENCIA. Frente americano en el Pacífico. Siglos XVI XVII XVIII

INFORME HISTORICO. Algunas características en la Historia de América Latina, sobre el Pacífico como Carencia.

FRENTE AMERICANO EN EL PACIFICO SIGLOS XVI-XVII-XVIII.

FRENTE EUROPEO CON BASE AMERICA

RELACIONES EUROPA, ASIA CON BASE AMERICA.

El Galeón de Manila.

The next year the king-emperor sent Juan García Jofré de Loaysa with six ships to follow Magellan’s path into the Pacific and to succor the small company of Spaniards from Magellan’s Trinidad, left stranded in the Moluccas as prisioners of the Portuguese. Loaysa, the friar-commander, died in mid-Pacific, followed a few days later by Del Cano, his second in command. Though the remnants of the expedition reached de Philippines and the Moluccas, it proved a disastrous failure and only aggravated the rivalry with Portugal.

Convinced of the futility of further efforts to develop the route around South America, Charles V next ordered Hernán Cortés to dispatch an expedition across the Pacific from Mexico. The small squadron of Alvaro de Saavedra, driven westward by the trade winds to the north of the equator, reached the East Indies in 1528 with comparative ease, but two attempts to retrace their way back across the Pacific failed when almost within reach of success…

William Lytle Schurz: “El Galeón de Manila”, pág. 19

Xxxxxxxxxa en Alaska

En 1728 Vitus Boering, navegante danés al servicio de Rusia, descubre el Estrecho de su nombre con lo cual facilita a Rusia el título de propiedad de esta zona cuya posesión vino a tomar en 1784, y fue mantenida hasta 1867.

Entre 1769 y 1771 Boering y Chiricov hacen notables navegaciones en Alaska.

F. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo Historia General de América, página 777-789

Xxxxxxxxx España

Toda la costa del Pacífico desde Panamá hasta el reino de Chile …

Un padre llamado Salvatierra sale de México en 1697 y en 1701 comprueba que California es una península; dos padres más, Kino y Ugarte, comprueban una vez más la peninsularidad de California.

En 1769 se descubre la bahía de San Francisco.

El virrey Bucaleli inicia una serie de expediciones que arrancan desde 1774.

En 1774 el alférez Juan Pérez abandona el puerto de San Blas rumbo al Norte. El viaje se prolongó hasta los 55 grados a la altura del 49 grados tuvo conocimiento de la entrada de Nutra.

En 1775 una corbeta y una goleta mandadas por Bruno de Receta y Juan Francisco Bodese y Cuadra, zarpan y logran anclar a la altura de 58 grados.

En Febrero de 1779 Ignacio y Juan Francisco Arteaga y Juan Francisco Cuadra, abandona San Blas. A la altura de 56 grados fondean en el puerto Bucareli en la isla Príncipe de Gales, donde el alférez levantó planos y se exploró la fauna y la flora. En Julio estaban a la altura del 60 grados en plena Alaska.

En 1778 sale Martínez con instrucciones de reconocer y fijar Nutra, vista en 1774 por Juan Pérez.

En 1790 el virrey de Nueva España vuelve a remitir al marino Francisco Elisa con órdenes de asegurar Nutka, e inmediatamente envió al teniente de navío Salvador Hidalgo a reconocer la costa hasta los 60 grados examinando éste detenidamente los establecimientos rusos

Alejandro Malaspina se remonta hasta la bahía de Boering en 1791.

Por expediciones más en el año 1702 de carácter científico, se prepara a las órdenes de Alcalá Galeano y Jacinto Caamaño; éstos navegan la costa entre los 30 y 60 grados.

F. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo Historia General de América, página 777-789

Viajes de Cooks

… Primer viaje, Cooks sale de Plymosillo en 1768; atraviesa el Atlántico, toca la costa de Brasil, Tierra del Fuego, pasa a Cabo de Hornos, cruza el Pacífico tocando en la Polinesia la esta Societe; navega a la primera isla de Nueva Zelandia, rodeándola luego recorre la costa del Pacífico australiana pasando a Oceanía.

Segundo viaje de Cooks, 1773, toma la ruta de la costa africana. El primer punto que toca en el Pacífico es Nueva Zelandia. Baja al paralelo 70 grados meridiano 100 grados en el Océano Antártico, recorre las islas de la Polinesia, retorna a Nueva Zelandia, atraviesa el Pacífico y cruza Cabo de Hornos en 1774.

“Los tres viajes del Capitán James Cooks”, Vol. I, mapa 2-5

(image pac07)

CARENCIA COMO FALTA DE CONTINENTALIDAD desde la independencia hasta nuestros días

INFORME HISTORICO. Algunas Características en la Historia de América Latina, sobre el Pacífico como Carencia.

FRENTE AMERICANO EN EL PACIFICO A RAIZ, DE LA INDEPENDENCIA, HASTA NUESTROS DIAS.

As the Story Develops

… 1. Americans become interested in expansion overseas.

2. The Spanish-American War makes the United States a colonial power.

3. The nation acquires the Philippines, Hawaii, and Samoa.

4. The United States exerts increasing influence in the Far East.

Todd Curti, Rise of the American Nation. Cap. 30 – pág. 585

Americans Become Interested in Expansion Overseas

… By the opening years of the 1900’s nearly all of the under developed regions of the world have been divided among the rival colonial empires.

Todd Curti, Rise of the American Nation. Cap. 30 – pág. 586

… America’s lack of interest in acquiring colonies is, of course, easy to understand. For three hundred years, the undeveloped West was, in a sense, an American “colony”. Even as late as 1867, when Secretary of State Seward bought Alaska (see above), it was not unreasonable for people to ask, “What does the United States want with more land?”

Todd Curti, Rise of the American Nation. Cap. 30 – pág. 587

… Even more influential than the book by the Reverend Mr. Strong was one written by Captain Alfred Mahan in 1890 under the title The Influence of Sea Power upon History, 1660-1783.

Mahan’s book attempted to show that the greatest nations of the world had risen largely because of their sea power and the greatness was not possible without sea power. He argued that the United States must therefore strengthen its navy. It must also secure colonies were needed as naval bases and as refueling stations or “coaling stations”.

He also pointed out that colonies would provide raw materials and markets, thereby strengthening the industrial organization on which a great sea power must rely in modern times.

Todd Curti, Rise of the American Nation. Cap. 30 – pág. 588

The Spanish-American War makes the United States a Colonial Power

… The Spanish-American War of 1898 marked a turning point in American History. Before the war, which lasted only a few weeks in the spring and summer of 1898, Alaska and the Midway Islands were the only lands that the United States owned beyond its immediate boundaries.

Within a few years after the war ended, the American flag was flying over a number of islands in the Pacific Ocean, the United States was deeply involved in the Far East, and American influence was being strongly exerted in the lands bordering the Caribean Sea.

… Spanish misrule plus an economic crisis finally pluged Cuba into another revolution. The United States was partly responsible for the economic crisis.

In 1890, as you have seen, Congress adopted the McKinley Tariff Act. This act allowed Cuban sugar, which was the major crop of the island, to enter the United States free of duty. As a result, trade between the United States and Cuba prospered, reaching a total of over $ 100,000,000 a year. However, in 1894 the United States adopted the Wilson-Gorman Tariff Act, which placed a 40 per cent duty on all the raw sugar imported into the United States.

As soon as the 1894 tariff went into effect, sugar began to pile up in Cuban warehouses, planterions close down, and thousands of Cuban workers lost their jobs. Driven to desperation by the economic crisis and angry at Spain’s failure to provide the reforms promised in 1878, the Cuban rose in revolution.

… When he received word the war has been declared, Dewey promptly headed for the Philippine Islands, the center of Spanish power in the Pacific.

On the night of April 30, Dewey’s six ships slipped past the fortrees of Corregidor and into the harbor of Manila, capital of the Philippines (see map, this page). At daybreak on May 1, the American war ships opened fire. Their guns outranged those on the Spanish vessels, and by noon the one-sided battle was over.

… Two months passed. Then, early in August, American transports arrived with a strong landing party. The position of the Spanish garrison was hopeless. Cut off by Dewey’s war ships from all hope of relief, surrounded on the land side by the Filipino revolutionists, and faced with an attack by an American army, Manila surrendered on August 13, 1898.

… Victory in the Atlantic.

On May 1, while Commodore Dewey was destroying Spanish sea power in the Pacific, Spain’s Atlantic fleet was gathering at the Cape Verde Islands of the west coast of Africa. On April 29, the Atlantic fleet under Admiral Cervera (sehr-vehra) started westward.

News that Admiral Cervera’s fleet was streaming toward America threw Americans living in coastal areas into a panic. One coastal town after another begged for naval protection.

The alarm was unwarranted. Cervera’s fleet was hopelessly inadequate for the task assigned to it, and the gallant admiral sailed only with the thought of saving the honor Spain, nor with the hope of victory. Instead of attacking, the Spaniards slipped into the harbor at Santiago, Cuba, for refueling. Here they were bottled up by an American squadron commanded by Admiral William T.

Sampson and Commodore W.S. Schley (see map, opposite page).

On Sunday morning. July 3, Cervera’s force made a wild dash for the open sea.

But the American ships were waiting and thus the Spanish fleet raced out of the harbor and steamed along the coast, it was met by murdeous fire. Within four hours the battle was over. Not a single Spanish vessel escaped.

… On June 24, the two armies clashed.

Slowly, by hard fighting, the Americans under General William Shafter pushed the enemy back through the fortified village of El Caney and across San Juan Gil (see map, this page). By July 2, American forces had advanced to within a mile and a half of Santiago. It was this fact that led Admiral Cervera to make his desperate attempt to escape with the Spanish fleet. The destruction of the Spanish navy was the final blow.

General Ramón Blanco, commander at Santiago, surrendered his forces on July 17.

Meanwhile, another American army, under General Nelson A. Miles, landed on the Spanish island of Puerto Rico, east of Cuba. The Americans encountered no opposition, and by the last day of July were in control of the island.

The Nation Acquires the Philippines, Hawaii and Samoa

… The Hawaiian soldiers, concluding that the marines had come to the assistance of the revolutionists, refused to fight.

The new government, controlled by the foreign business interests and missionaries, asked to be annexed to the United States. The American Minister promptly raised the Stars and Stripes, and on February 1, 1893, marines began to patrol the islands.

… After studying the report, Cleveland concluded that the only way to make amends was to apologize to Queen Liliuokalani and to restore her to her throne. But to do this would have required government. By now Congress was fed up with the whole affair, and in 1894 it adopted a resolution refusing to interfere further in Hawaii.

… Annexation of Hawaii

Then came the Spanish-American War which, as you have seen, generated a new spirit in America. The question of Hawaii once again was brought up on the floor of the Congress. This time, in 1898, by an over whelming vote, the islands were annexed to the United States and given Territorial status.

… The three countries –Great Britain, Germany, and the United States– then became involved in a lively scramble for control of the islands. At one point, in the year 1889, a naval clash among the three powers was narrowly averted, largely because of a typhoon which blew the rival squadron out to sea.

Finally, in 1899, the British withdrew and the islands were divided between Germany and the United States. Germany lost control of its share of the islands when it was defeated in World War I. But Tutuila with its excellent anchorage in the harbor of Pago-Pago remained in the hands of the United States which developed it into a major naval base in the Pacific.

The United States Exerts Increasing Influence in the Far East

… As a result of this conference and a later one, the United States and Japan signed the Treaty of Kanagawa. With this treaty both countries expressed a desire for peace, friendship, and developing trade. Japan also agreed to open two ports to United States trading vessels. Later, Japan opened other ports.

Japan enters the race for Empire

Few events in modern history have had such far-reaching effects as the opening by the United States of the doors of Japan. Two major developments followed at one. In the first place, Americans and other traders started a lively commerce with Japan that grew to large proportions in the 1900’s. Second, Japaneese leaders were convinced that they should adopt the industrial techniques of the western nations.

… Tracing the main Ideas

During the latter half of the 1800’s, the major colonial powers of Europe were engaged in a lively race for empire. The United States, however, was not especially interested in entering the race. To be sure, in 1867-68 Secretary of State Seward persuaded Congress to annex the Midway Islands and to purchase Alaska, but Congress did so relunctantly and Americans on the whole were indifferent.

Toward the end of the 1800’s, Americans sentiment began to change. It was the Spanish-American War, however, that finally stated the United States down the road of imperialism.

The Spanish-American War of 1898 war begun in protest against Spanish policy in Cuba. It ended with a treaty in which Spain agreed to give up its claim to Cuba and in which the United States gained the Philippine Islands, as well as Guam and Puerto Rico. In addition to the Philippines and Guam, the United States acquired other territories in the Pacific area. Hawaii was annexed in 1898, and portion of Samoa was acquired in 1899. To protect its growing interests, the United States insisted upon an equal opportunity to share in the business and trade of the Far East.

This policy, known as the Open Door Policy, involved Americans in the troubled affairs of eastern Asia, and committed the United States to a role of power politics in the Pacific.

But America’s interest in colonies was not confined to the Pacific area. As you will see in the next chapter, the Caribbean offered even larger and more inviting opportunities for the development of American interests.

Americans Begin to Build an Empire in the Caribbean

… Negotiations were therefore opened with Great Britain, and in 1901 the Hay-Paincefote Treaty was signed. In this treaty Great Britain abandoned all rights to share the building and the management of the canal.

As a result of the Hay-Paincefote Treaty, the United States was free to build and operate the canal. But it was understood that the canal would be open to all nations and that it would remain neutral in time of war.

Tracing the Main Ideas

… The Spanish-American War of 1898 marked a turning point in America’s position in the World. During the opening decade of the 1900’s the United States embarked upon a program of imperialism similar in many ways to that being followed by the powers of the Western world as well as by Japan.

Driving by complex forces that were reshaping the patterns of life throughout the world, the United States began at the turn of the century to extend its influence in the Pacific and the Caribbean.

The Panama Canal provided a connecting link between the various parts of America’s rapidly growing empire. To protect that vital artery of trade, the United States took steps to bring the Caribbean countries under its influence. Each new step the United States government took, each new commitment it assumed, led to additional steps and additional commitments.

By 1914 the United States had formulated two basic foreign policies. The Open Door Policy aimed to secure a quality of opportunity for Americans in the Far East. The Monroe Doctrine, to which new teeth had been added by the Roosevelt Corollary, aimed to safeguard United States interests in the Western Hemisphere.

During the opening years of 1900’s the United States became a world power. But the position of the world power brought with it new problems and new responsibilities.

In the next chapter you will see how and why the United States was drawn into World War I, and how the nation emerged from that conflict as a great worls power.

Todd Curti: , Rise of the American Nation. Cap. 30-31 págs. 585-616

The United States Grew from the Atlantic Seabord

… In colonial times, a part of what is now the United States was claimed by France, and another part was claimed by Spain.

However, the British Colonies made up the core area of our country when it was first formed. The rest od the country was added to this area piece by piece. The map opposite shows how the United States grew to its present size. It does not include Alaska and Hawaii, our forty-ninth and fiftieth states, admitted to the Union in 1959. To find out how the United States expanded overseas, see cahpter XVI.

The United States has become a World Political Leader

… It was really not until the latter half of the ninetieth century that we began to launch into world affairs. In 1867, we annexed Midway Islands and, in the same year, we purchased Alaska from the Russians. In 1898, the Hawaiian government petitioned to become a United States possession. After the war with Spain in 1898, we got control of Puerto Rico, Cuba, and the Philippine Islands. Later, Panama granted us a perpetual lease on the Panama Canal Zone and we built the Panama Canal. At about the same time our government set out to establish the Open-Door Policy in China. Many important Chinese ports were giving trading privileges to favoured European nations. Our demand for an “open door” was a demand that ports of China give equal treatment to ships and merchants of all nations.

By the time of World War I, the United States had become a world power. Some nations, as well as some Americans, however, did not realize this. In 1800, we were but a tiny set of states along the Atlantic seabord. In 1900, we were a great nation extending from the Atlantic to the Pacific.

Kohn and Drummond: “The World Today”. Unit 1, págs. 178-224

(image pac07)

PANORAMA DE LA SITUACION ACTUAL en el pacífico y en el mundo

REFERENCIA HISTORICA. Cuadro de posesiones Norteamericanas y alianzas defensivas con E.E.U.U.

ALIANZA CON E.E.U.U.

Area de influencia de E.E.U.U.

NATO (OTAN)

Bélgica

Canadá

Dinamarca

E.E.U.U.

Francia

Holanda-Islandia

Italia

Luxemburgo

Noruega

Portugal

Reino Unido

OCAM (Organización Común Africana y Malgache)

Alto Volta

Comerún

Rep. Centroafricana

Congo (Brazzaville)

Congo (Rep. Democrática)

Costa de Marfil

Chad

Dahomey

Gabón

Madagascar

Níger

Ruanda

Senegal

Togo

PLAN DE COLOMBO

Comunidad Británica del S. y S.E. de Asía

Japón

Canadá

E.E.U.U.

Afganistán

Birmania

Butan

Camboya

Ceilán

Corea del Sur

Filipinas

India

Indonesia

Maldivas

Malasia

Laos

Nepal

Pakistán

Tailandia

Viet Nam del Sur

Australia

Nueva Zelandia

Reino Unido

CENTO

Turquía

Reino Unido

Pakistán

Irán

OUA (Organización de Unidad Africana)

Agrupación de 38 países independientes excluyendo la República de Sudáfrica.

UNION EUROPEA OCCIDENTAL (Sede en LONDRES)

Alemania (Rep. Federal)

Bélgica

Francia

Italia

Luxemburgo

Holanda

Reino Unido

SEATO (Organización del Tratado de Asia Sudoriental)

Australia

Filipinas

Nueva Zelandia

Pakistán

Tailalndia

Francia

E.E.U.U.

Inglaterra

Comunidad Francesa.

A) República Francesa

90 Departamentos Metropolitanos

4 Departamentos de Ultramar

Martinica

Guadalupe

Guayana Francesa

Peunión

7 Territorios de Ultramar

Islas Comoras

Somalía Francesa

Polinesia

Nueva Caledonia

San Pedro y Miguelón

Tierras Australes y Antárticas e Islas Wallis.

Futura

B) 12 Estados Miembros

Repúblicas Autónomas de Costa de Marfil

Gabón

Congo

Dahomey

Chad

Alto Volta

Mauritania

Senegal

Rep. Centroafricana

Madagascar

Níger

Argelia

Comunidad Británica

Reino Unido

Australia

Nueva Zelandia

Canadá

India

Pakistán

Ceilán

Ghana

Malasia

Chipre

Nigeria

Sierra Leona

Tanzania

Gambia

Jamaica

Trinidad Tobago

Uganda

Kenya

Malta

Malawi

Sinapur

Zambia

Botswana

Lesotho

Guyana

Barbados

Mauricio

Naurú

Suazilandia

(image pac09)

2 Tesis: EL MAR INTERIOR LATINOAMERICANO EL PROPIO NORTE

REFERENCIA HISTORICA

… Es menester abrir el camino y es que en esto se podría decir en un Mare Magno e oculto porque aunque se ve los más dello se ynora los nombres.

Fernández de Oviedo. Crónicas.

… Porque anoté cuatro estrellas enfigurados como una almendra que tenía poco movimiento y si Dios me da vida y salud espero pronto volver a aquel hemisferio y no regresar sin notar el Polo.

Américo Vespuccio. “Costas” (Traducción de Godofredo Iommi)

Mar Interior Latinoamericano. Propio Norte

Mar Interior

... entre simulacros y fantasmas las gentes de américa sólo imitamos

... ¿tiene signo nuestro origen? ¿qué origen?

los actuales soñamos en un largo idioma luso-castellano en países que no alcanzan a ser naciones en razas múltiples aún tanteándose y nos decimos americanos la presencia y el nombre –esta nuestra presencia y nuestro nombre– se desprenden de europa la antigua robada sepamos que las historias registran las mediciones constatan los artificios operan más que la poesía tras toda luz es signo que vela y desvela el sentido jamás tendencia

... colón

nunca vino a américa

buscaba las indias

en medio de su afán

esta tierra

irrumpe en regalo

... américa regalada

¿se ha aceptado a sí misma?

... desde la proeza

américa

fue palpada querida y ocupada por sus bordes

y aún

desde elcano

– que por américa acabó mundo –

así permanecemos

¿no vivimos en los bordes

– mudas aún alejo

las señas de álvar núñez cabeza de vaca

– y de su ñuflo –

que sin

ya bajar ni remontar ni salir

se dio continente para entrar

hasta su propia cruz?

vivimos al borde

frente a cuanto

no cobra transparencia de realidad

en nuestras propias existencias

y oscuro y amenazante es

aquello cuyo don no percibimos

mas ¿cómo llamarlo?

¿cómo provocar su aparición

aunque pueda mostrársenos distinto?

intacta a través de lenguas

caos

suena en la nuestra

desde la griega

y ellos

antiguos nuestros

percibiendo

lo inventaron mar

mar

sube a la voz

tal apariencias

el nuevo mar

de nuestra muda interioridad

¿y no concluye acaso

el advenimiento americano

el mar de aguas en el mundo?

así américa nos desnuda

la luz de su regalo

y es éste ya

su primer mapa

... vivir en los contornos de una figura

frente a su mar de dentro

es nuestro modo

huir

o enfrentar

es guardarnos

incursionarlo

o andar por él

desde y para otra parte

que sí mismo

es no aceptarlo

un mar interior se abre

para nuestra consistencia

¿no vivimos acaso

con ausencia o falta o continente

ni querido ni olvidado

pero apagado y mudo?

¿alcanzamos a reconocerlo

en la propia desazón

cuando inquirimos una identidad?

¿admitimos su irrupción

en nuestro instinto?

¿no es nuestro modo de quererlo

– tendencia a la conquista –

íntimamente colonial?

¿no nos sobrellevamos aún así

los propios americanos?

américa independiente

¿no es nuestra propia colonia?

su mar nos delata enajenados

sobre un borde

comedido

y aún en lo indígena o seguro

imitamos

– reflejos

de otro acto que origina el dominio

( imitamos en la nostalgia de pasados infecundos o indigenistas en la nostalgia de futuros promisorios huímos en el resentimiento de folklores que no esconden su agresividad con que se atan y dependen de la orilla huímos con el trabajo y la eficacia civilizadora que no esconden el desprecio de lo que abusan )

... desvelar

rasgar el velo

a través

– la voz nos dice –

travesía

que no descubrimiento o invento

consentir

que el mar propio y gratuito nos atraviese

levante

en gratitud

o reconocimiento

nuestra propia libertad

... ¿no heredamos

esta capacidad de desconocido

o mar

que nos ahueca para la admiración

y el reconocimiento?

es menester abrir el camino –

y lo que en esto se podría

decir

es un mare magno

e oculto

porque aunque se ve

lo más de ello se ynora

los nombres –

Propio Norte

... este mar

que enceguece al navegante

para levantarle la cara a las estrellas

¿no guió así el cielo

por las aguas

para volverlas mar y el mar

océano conjurado en cifra?

¿no aparece la historia

donde la tierra y el cielo se unen y se miden?

¿qué otra cosa

significa horizonte?

un mar tiñe su vocación

de estrella

y nos lega

¿qué ha sido pues

de nuestro cielo americano?

aún lo desconocemos

y no nos habla

un norte en cambio

se ciñe a su polar

¿hubo

para nosotros

señal aparecida?

... porque anoté

cuatro estrellas

enfiguradas

como una almendra

que tenían poco movimiento

y si dios me da vida y salud

espero pronto volver a aquel hemisferio

y no regresar sin notar

el polo

... ellas abren en su cruz

todos los puntos cardinales

el norte la designa sur

pero ella no es el sur

porque en este cielo americano

también sus luces equivocan la esperanza

– regalo o constelación

para encender de nuevo el mapa

... y más que sur

¿no es ella nuestro norte

y su extremo

cumbre

aparecida

a quiénes

por primera vez la remontaron?

... ¿no iluminan así las estrellas a los hombres

y esclarecen

para que haya pueblo?

la travesía consigue su cielo

como los ojos

su tierra así transida

¿no expondrá en la carne

un ritmo

que mueva a lenguaje?

porque sin lenguaje

todas las rutas hacia nuestra intimidad

aunque se adueñen

deforman y engañan

¿un lenguaje?

¿acaso éste

el que ya escucha las olas sordas del mar americano

golpear tras toda imitación

y arrepentimiento

el que urge continente

y nos abraza con su constelación

para que haya suelos?

bajo su luz

la carencia se muda en riesgo

de otro significado

o vuelo de un sentido

"Amereida", Ediciones Lambda, Santiago 1967.

(image pac10)

ANALISIS HISTORICO Y ACTUAL del mar interior de américa latina y su travesía

INFORME HISTORICO. Algunas Referencias que Indican su Existencia y las Travesías hasta Nuestros Días.

MAR INTERIOR LATINOAMERICANO.

La Penetración

… Tan variada e inmensa geografía no fue extraña al conquistador, ni le amilanó. Andaban sin parar, mientras “se quedaba el compañero arrimado a un árbol, muerto de hambre; en la otra arrebataba el caimán al pariente; en la otra llevaba el tigre al amigo; en la otra morían rabiando los soldados de las heridas que con hierba le habían dado; enfermedades, hambres que suelen hacer más intolerables los trabajos, y sobre todo sin saber a dónde van y qué galardón habrán, si serán tomados a manos de gentes no vistas ni conocidas, por ellas hechas pedazos, se meten ahora con ánimo, invictos cargados de sus comidas y con sus armas a cuestas, por una sierra adelante que sólo el mirarla ponía temor, sujetándose en todo y por todo a la fortuna, que pocas veces suele dar esperanza con entero contento.” (Padre Aguado)

Carecían del sentido de lo imposible y de las distancias. Por eso pudieron caminar como lo hizo Alvar Núñez Cabeza de Vaca o Ñuflo de Chaves. La luminosidad del trópico no era nada nuevo para un andaluz acostumbrado a la luminosidad de su tierra, ni la brevedad del crepúsculo para un canario, ni la pampa ingente para un manchego… Todos habían tenido su antesala. Había que jalonar la geografía huidiza para no perderse física o espiritualmente en ella. Era preciso exorcisar las denominaciones indígenas o clavar otras donde no había nada. Ni física ni espiritualmente se perderán en la nueva realidad telúrica, que bautizan con nombres familiares, robándole topónimos al santoral o a la geografía ibérica. Semejando un vínculo cordial, este rosario de nombres enlazará el suelo europeo con el americano o, lo que es lo mismo, la vieja patria con las nuevas patrias. En su remembranza llegaron a ser poetas e incrustaron sobre el mapa americano topónimos tan bellos como Puebla de Todos los Angeles, Cartagena de Indias, Santa María de la Antigua, Santa Cruz de la Sierra…

Otras veces, los propios nombres de los conquistadores se quedaron agarrados al suelo alzando una geografía heroica: Valdivia, Cortés, Almagro, Mendoza, Pizarro…

La entrada en esta realidad física, difícil y atormentada, la harán siguiendo unas rutas lógicas de penetración.

Pensando en los mitos impulsadores, hemos podido creer que el español se movió atolondradamente, sin rumbo, de un lado a otro, siguiendo la versátil indicación de un indio astuto deseoso de sacudirse al advenedizo. Nada de eso. Las entradas se hicieron con estrategia, tal como si hubieran conocido de antemano la geografía americana y se hubieran sentado ante una mesa de estado mayor a trazar el plan de operaciones. El físico de América se fue destapando paulatinamente. En la cartografía es posible seguir paso a paso tal descubrimiento y aumento. Lo que se cree un continente son unas islas; lo que se piensa una isla es una península; donde se supone un estrecho hay un istmo… El conquistador no poseía un atlas sobre cuyas láminas trazar rutas.

… “Y como Cortés en todo era diligente –aclara Bernal–, y por falta de solicitud no se descuidaba, trayamos una aguja de marear, y a un piloto que se decía Pedro López y con el dibujo del paño que trayamos de Guaxacoalgo, donde venían señalados los pueblos, mandó Cortés que fuésemos con el aguja por los montes, y con las espadas abríamos camino hacia el Este…”

Navegaban con pilotos por las selvas, como si fueran por el mar, ayudados por la técnica rudimentaria y por las estrellas cuando eran familiares…

J. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V, Cap. XVII, págs. 314-315.

Orellana y el Amazonas

… Pero en Sudamérica, aparte de Eldorado, se dieron otros mitos: Amazonas, Casas del Sol, César Blanco, Sierra de la Plata, Gran Paitití.

La bella leyenda de las amazonas fue importada, del mundo clásico, y quizá los libros de caballería revivieron el mito (Sergas de Esplandián).

No tenía base autóctona: por eso se ubicó primero en las Antillas y luego en la cuenca del río Amazonas.

Mujeres guerreras existieron en Indias, aunque no eran las amazonas del Termodonte. Los hombres de Francisco de Orellana, primeros en recorrer el gran río amazónico, y el padre Carvajal, relator de la navegación, creyeron ver en sus márgenes a indias combatientes identificadas con aquellas mujeres que vivían en república y que sólo tenían relaciones con hombres una sola vez al año, guardando para sí el fruto femenino de dichas relaciones. En realidad, el mito fue el eco de las casas incaicas donde se guardaban a las vírgenes del Sol. Y el fraile Carvajal, que aseguró verlas, quizá le funcionaba mal el único ojo que tenía, porque el otro se lo eliminaron los indios de un flechazo. Allí, en el Tahuantinsuyo peruano, radicó el gran manantial de ilusiones. A este citado de las amazonas hay que añadir los otros. Como un reflejo de la riqueza incaica surgieron las ilusiones de la Tierra Rica, del César Blanco, de la sierra de la Plata, del país de los Mojos, de los caracaraes y del Gran Paitití, que no era nada más que el espejismo del inca y del Tahuantisuyo. La sierra de la Plata fue el cerro de Potosí. La leyenda se originó así: Unos náufragos de la expedición de Solís esparcieron noticias relativas a fabulosas riquezas en metales existentes en las llanuras del río que por ello se llamó Río de la Plata. Después de Solís buscaron todos el reino fabuloso y, persiguiéndolo, rindieron viaje en Bolivia y se unieron a los que venían del Perú.

Más al Sur, en tierras australes, situaron la ciudad vagabunda de los Césares, ciudad errante y no hallada que nació al reflejo de la riqueza peruana por obra de la imaginación de algunos náufragos y por derivación del mito sobre el César Blanco. El origen de esta última leyenda hay que buscarlo en el nombre de Francisco César, miembro de la expedición de Caboto, que llega hasta los Andes y trae noticias de las deslumbrantes riquezas del Cuzco y del inca.

Después de todo, esto es lo más bello en la conquista indiana. Movidos muchas veces por la ilusión, hicieron un nuevo mundo, trasunto de su patria.

Dan ganas, a veces, de robarle unas frases a Don Quijote y decirles a los conquistadores: “Y a vos, alma de cántaro, ¿quién os ha encajado en el cerebro que sois caballero andante y que vencéis gigantes y prendéis malandrines? Andad en hora buen y en tal se os diga: volveos a vuestra casa, y criad vuestros hijos, si los tenéis, y curad de vuestra hacienda, y dejad de andar vagando por el mundo, palpando viento y dando que reír a cuantos os conocen y no os conocen”.

J. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V, Cap. XVII, pág. 312.

(image pac11)

INFORME HISTORICO. Algunas Referencias que Indican su Existencia y las Travesías hasta Nuestros Días.

MAR INTERIOR LATINOAMERICANO.

El Interior Sudamericano

… Desde Santa Marta cogerá ímpetu la penetración que, en oposición al caminar del Magdalena, alcanzará la meseta de Bogotá (1538) y se dará de boca con los que ascienden de Quito con Balalcázar y bajan de Coro con Federmann.

De Coro se avanzará hacia todos los rumbos menos al Norte, llegándose a Bogotá, como dijimos, al limen del Orinoco, y al triángulo también expansivo de Trinidad-Cubagua-Margarita. A este último nódulo seminsular, semicontinental, aportaron barcos y hombres que venían de las islas Antillas o de España, atraídos por las perlas de Margarita Cubagua, Eldorado o la simple colonización. Su constante empeño consistió en entrar por el Orinoco y Amazonas la fama de Eldorado les obligó a poner su hombro junto a extranjeros deseosos de hallar lo mismo, o los colocó en el trance de combatirlos (ingleses, holandeses y franceses). A la larga quedó para los frailes capuchinos la colonización (Guayanas) y, también a la larga, la zona se descuidó y entró en el área de las “islas inútiles” (Antillas Menores), verdadero talón de Aquiles de la monarquía indiana.

Desde Perú arrancó una corriente que buscó la cuenca intermontaña de Quito (1534); corriente que torció al Este y, navegando por el Amazonas o el Orinoco, salió al Atlántico (1540 y 1560). Quito, como consignamos, también se proyectó hacia otro rumbo, y hacia el norteño por el valle del Cauca hasta converger en Santa Fe, con las corrientes que venían de Santa Marta y Coro. También tropezó con la proyección que tenía por punto de partida a Cartagena, y que sirvió para conquistar las tierras colombianas de la vertiente del Pacífico.

Pedro de Valdivia, dándose cuenta de las posibilidades estratégicas de Santiago para la expansión, comunicaba al emperador lo siguiente:

“Así, que nuestra majestad separa que esta ciudad de Santiago del Nuevo Extremo es el primer escalón para armar sobre él los demás y ir poblando por ellos toda esta tierra a vuestra majestad hasta el estrecho de Magallanes.” Chile, con una frontera natural más acentuada, se englobó dentro del virreinato peruano.

Tanto en el ámbito del Alto Perú o Bolivia, como detrás de la cordillera andina –Tucumán– los soldados conquistadores entraron en contacto con otros cuyo núcleo de proyección estaba en la fachada atlántica de Sudamérica.

Eran los hombres del Río de la Plata puestos en movimiento entre la fundación de Lima y la de Santiago de Chile.

Habían abordado al continente independientemente, desde la metrópoli fundando un primer punto expansivo en las bocas del Plata (1536). Diversas circunstancias les conminó a desalojar este centro, que cambiaron por el Asunción del Paraguay (1541), en la juntura del río Pilcomayo con el Paraguay. De Asunción nació la línea conquistadora que, cruzando el Chaco, llegó a los contrafuertes andinos y se ligó a los “peruleros”. También de Asunción se apartó una corriente hacia el Uruguay y otra, más tardía y regresiva, que murió en la desembocadura del río y motivó la segunda fundación de Buenos Aires (1580), sede de próximas expediciones hacia el interior.

Cincuenta años costó recorrer y domara en lo fundamental esta geografía, llena pronto de sonoros y evocativos topónimos hispánicos.

J. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V, Cap. XVII, págs. 318- 319 y 320.

El Orinoco

… El primero en entrar por el Orinoco o Huyapari es Diego de Ordás (1531). Había capitulado la conquista de las sierras comprendidas entre el cabo de la Vela y la desembocadura del Orinoco.

Al llegar, se encuentra con dos jurisdicciones: Trinidad, gobernada por Antonio Sedeño, que la está conquistando, y Cubagua.

Ordás, por su parte, funda San Miguel de Paria, y construye unos bergantines con los que se mete por el Orinoco. Los indios gritan: ¡Ugana, ugana!, que significa pálido, amarillo; pero los de Ordás creen adivinar tras la exclamación la presencia de ricas tierras: Guayana. Navega hasta el Meta y comprueba que a Eldorado no se puede llegar por el río. Proyecta alcanzarlo por vía terrestre y se fija en Cumaná como base. Va a Cubagua donde lo apresan por usurpación de territorios y lo remiten a Santo Domingo. Allí recibe documentos oficiales rectificando que la zona de su conquista serán doscientas leguas costeras desde la boca del Orinoco. Ya es tarde, no tiene hombres ni barcos y, para colmo, lo envenenan yendo a España. Atrás quedaban cuatro hombres dispuestos a seguir la empresa. Sedeño, Alonso de Herrera (substituto de Ordás), Alvaro de Ordás (sobrino) y Jerónimo Ortal. Todos se van eliminando.

La Guayana, disputada por cinco países, permaneció todo el siglo XVI por conquistar. Antonio de la Hoz Berrio, nieto de Jiménez de Quesada, va de Tunja a conquistarla. Cree que Trinidad le pertenece en los 1.600 kilómetros que del nuevo reino le han dado, y termina de anexionarla en 1592. De allí va a Guayana y funda Santo Tomé, donde ya Ordás, en 1532, había hecho una fundación. Su afán radica en localizar Eldorado; no lo halla él, ni Sir Walter Raleigh, un inglés que también, anda por la región.

La conquista será obra de capuchinos catalanes, quienes a partir de 1682, inician las fundaciones. El ritmo misional se acelera en el siglo XVIII, verdadera época de la conquista guayanesa.

J. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V, Cap. XVIII, págs. 337-338.

INFORME HISTORICO. Algunas Referencias que Indican su Existencia y las Travesías hasta Nuestros Días.

MAR INTERIOR LATINOAMERICANO

El Plata

… El quehacer conquistador no será obra de un solo hombre, sino de varios. Dos momentos se distinguen en la conquista rioplatense: 1. Desde don Pedro de Mendoza a Domingo Martínez de Irala.

La corriente penetrativa entra por el estuario, sube, establece Asunción como foco y comienza a proyectarse a través del Chaco. 2. De Irala a fines del siglo XVI. La corriente se desvía hacia el noroeste del Paraguay buscando el Perú, pero tropieza con otras y retrocede hasta volver a salir por el Plata. Predominan las fundaciones.

Mendoza remite una nave al Brasil en demanda de vituallas; otros hombres dirigidos por Juan de Ayolas navegan río Paraná arriba. En tal coyuntura, la indiada cercó el poblado. Fue horrible; el hambre hizo que algunos comieran los cadáveres de los compañeros caídos. La misma hambre replegó a los indígenas. Pronto llegó Ayolas con noticias alentadoras sobre el interior. El mismo Mendoza remonta el río, funda el fuerte de Buena Esperanza, cerca del de Corpus Christi, levantado por Ayolas, y adelanta a éste más al interior. Con él iba Martínez de Irala. A éste lo deja en el puerto de Candelaria, en tanto que él se interna en el Chaco. Al retornar, con botín y después de dar con los charcas, se encuentra con que Irala no le aguarda en Cadelaria. Sólo los indios, que le sitian y matan (Abril de 1538).

El total abandono de Buenos Aires se hizo en 1541, y ya en 1542 arriba el segundo adelantado: Alvar Núñez Cabeza de Vaca. Traía el mandatario instrucciones para organizar ampliamente algo que apenas había comenzado. Los pobladores habían estado planeando la entrada a la sierra de la Plata, pero Alvar Núñez la suspendió hasta que cayó, como todos, en la sugestión argentífera. Aliado a los guaraníes, hizo, sin frutos, más de una entrada al Chaco. Al entrar en Asunción, en Abril de 1544, notó algo hostil en el ambiente. En efecto, el pueblo no veía bien su boato, su mando personalista y sus medidas para acabar con la poligamia. El 25 de Abril, el pueblo, alentado, por los oficiales reales, apresó a Cabeza de Vaca y lo envió a España.

No obstante ello, Irala partió en Enero de 1548. Llegó hasta Bolivia y allí tropezó con indios que hablaban español. Otros del Perú se le habían adelantado. Los oficiales reales impusieron el regreso y depusieron a Irala. Pero le devuelven el mando cuando al regresar, ven que hay que someter a los “leales” alzados. Calmado el ambiente, volvió Irala a planear entradas hacia el Amazonas. En 1533 se realiza “la mala entrada”; al año, los leales fundan Ontiveros. Dos años faltan para que muera Irala, pero en ellos le llega el tan esperado título de gobernador e instrucciones donde se prohíbe continuar la conquista. Esta no se para, sólo cambia de rumbo y se dirige a la desembocadura del Plata en misión fundadora. Por entonces se efectúan los repartimientos de indios, prueba de sedentarismo y colonización que embarga ya a los pobladores. Al morir Irala, el 3 de Octubre de 1556, concluía un ciclo que habían forjado dos generaciones. El país ya se puede considerar como sometido. Merecen citarse, sin embargo, dos capitanes insignes: uno es Nuflo de Chaves y el otros es Juan de Garay. Chaves, que ha militado con Irala, actúa con el siguiente gobernador (Gonzalo de Mendoza) y funda Nueva Asunción y Santa Cruz de la Sierra (1561); Juan de Garay funda Santa Fe (1573) y, con mando delegado del gobernador consorte Juan Torre de Vera, hace la segunda fundación de Buenos Aires (11 de Junio de 1580).

Tucumán, como Cuyo, es geográficamente rioplatense, pero su descubrimiento se hizo desde el Perú, y su conquista desde Chile. El factor geográfico y económico se impuso a la larga y hubo de unir estas gobernaciones a las del Río de la Plata. Su conquista, luchando contra los indios calchaquíes, está llena de violencias y tragedias.

La Gasca, igual que Vaca de Castro, remite en 1549 a Juan Núñez de Prado con encargo de fundar en Tucumán un pueblo que facilite la relación con Chile y el río de la Plata.

Han la fundación y la llaman Barco (Junio de 1550). Enterado Valdivia, manda al otro lado de los Andes a Francisco de Aguirre, el cual expulsa a Núñez de Prado y funda Santiago del Estero (1553), labor que es interrumpida por la muerte de Valdivia.

Zorita, con acierto geográfico, funda Londres, Cañete y Córdoba de Calchaquí, tres localidades que desaparecen en tiempos de Francisco de Villagrán, sucesor de Don García en el mando chileno. Gobernando Francisco de Toledo, éste pensó que era mejor consolidar los núcleos fundados que proseguían hacia el Sur en la carrera fundacional. Pero los gobernadores no fundan una población en el valle de Salta, como quiere Toledo para asegurar las comunicaciones Chile-Lima, y se matan unos a otros. Corresponde a Hernando de Lerma la fundación de Salta (1582), asegurada por su sucesor, Ramírez de Velasco, que alza para resguardarla Jujuy y Madrid. Cuyo, como Tucumán, se conquistó desde Chile por iniciativa de García Hurtado de Mendoza. Remitió éste en 1559, a Pedro Castillo, debido a que los indios huarpes se lo habían pedido en unión de ganado. Gobernando Francisco de Villagrán en Chile, éste comisionó a Juan Jufré y Montesa, que consolidó la fundación de Mendoza hecha por Castillo en 1561. Jufré y Montesa añaden otra fundación más: San Juan (1562), y los sucesivos gobernadores van completando el mapa colonizador de esta zona pacíficamente anexionada a Chile.

J. Morales Padrón: “Manual de Historia Universal”, Tomo V, Cap. XVII, págs. 351-355.

Mar Interior

¿no heredamos

esta capacidad de desconocido

o mar

que nos ahueca para la admiración

y el reconocimiento?

es menester abrir el camino –

y lo que en esto se podría

decir

es un mare magno

e oculto

porque aunque se ve

lo más dello se ynora

los nombres –

“Amereida”. Volumen primero Colección poesía Santiago-Chile

La Realidad del Sur Americano

… En 1970 se inaugura el Observatorio Astronómico Internacional en el Tololo Chile.

Hasta este momento el cielo del hemisferio Sur con respecto al cielo del hemisferio Norte no es conocido.

Ver analogía de la concepción de lo desconocido como Sur y lo conocido como Norte.

El Lenguaje

… El mar interior de América Latina aún no incorporado al lenguaje español y occidental a través de la lengua latinoamericana hasta Amereida, para un modo de pensar el Pacífico desde Latinoamérica.

ANALISIS DEL MAR INTERIOR ASIATICO Y SU FRENTE AL PACIFICO

INFORME HISTORICO. Algunas Referencias que Indican su Existencia y Peripecia

MAR INTERIOR ASIATICO… Según la Teoría Tradicional, los bárbaros Formaban en los Confines de La China Los Cuatro Mares

M. Granet: “La Civilización China” (Traducción de Leonor de Páez U.T.H.E.A. – 1959).

BLOQUEOS

Area de Guerra Permanente en el Occidente de Eurasia

  1. Esta área se establece en el tiempo, con el comienzo de los conflictos que enfrentaron a Europa –los griegos– con el Asia interior (es decir, el Asia que no tiene salida natural al Mediterráneo). Los conflictos de esta área alcanzaron magnitud continental en el siglo V A.C. y desde entonces hasta hoy, por casi 2.500 años, no la han perdido. Estimativamente, se puede determinar esta área como un círculo con centro en el islote de Castellorizón –en la costa meridional del Asia Menor– y radio algo menor de 640 km. Dentro de este círculo quedan comprendidos los mares Egeo y de Levante, y una superficie seca no mayor que la de Chile. Pero también las siguientes ciudades:

a) En el Norte: Estambul, llave de los estrechos que unen el Mediterráneo con el Mar Negro (siendo este último, el único lugar de Occidente en que el Corredor de las Estepas –la mejor vía entre el extremo Oriente de Europa– toca el mar. Y siendo también el extremo meridional de la mejor vía entre la cuenca del Báltico y el Mediterráneo). (*)

b) En el Sur, Alejandría, llave de las comunicaciones entre el Mediterráneo y el Mar Rojo y el Océano Indico –y la mejor ruta entre Europa y el Pacífico.

c) Al Oriente, Antioquia, que se encuentra en la salida natural al Mediterráneo de los países de la cuenca del Golfo Pérsico; y además, en el paso forzado entre Asia y Africa.

d) Al Occidente, Atenas, corazón de Europa al momento de establecerse esta área (**)

(*) El lugar que goza de estas dos propiedades es más bien el puerto de Odesa; pero la existencia de los estrechos, las transfiere a Estambul.

(**) Otros lugares de gran importancia estratégica, que se ubican dentro de esta área, o tocándola: Troya, Salónica, Las Termópilas, Corinto, Creta, Chipre, Port Said, Jerusalén –ciudad santa de las tres religiones que rodean el Mediterráneo– y Damasco, que controla las rutas del desierto distantes de Antioquia, etc…

La encrucijada de invasiones

… La encrucijada de invasiones se constituye en bloqueo al mar interior de Asia, a partir de las campañas de Ciro el Grande contra los pueblos de la estepa –en las cuales perdió la vida–, en el siglo VI a.C. fundó allí la mayor parte de sus Alejandrías.

Esta encrucijada coincide aproximadamente con el actual Afganistán. Y se genera geográficamente a partir del nudo de cordilleras del Parir, por la propiedad que éstas tienen de comportarse como ríos –uniendo a lo largo, por sus húmedas laderas, y separando al través– en general, en los desiertos.

Así, pues, este nudo de cordilleras resulta ser también una encrucijada de caminos entre desiertos.

Dos de estos caminos llevan al mar interior de Asia, otro es la única vía terrestre de invasión al aislado subcontinente Indio, y otro es una de las dos vías entre el mar interior y la región Indico-Mediterránea (la otra pasa entre el Cáucaso y el Caspio).

En el siglo XIX los rusos construyeron un ferrocarril a través del desierto para –apoyándose en el mar Caspio– disputar la encrucijada a los ingleses, a su vez apoyados en la India.

En el siglo XIV Timur, usando esta encrucijada como base, amago la totalidad del mundo conocido; y conquistó efectivamente la mayor parte de la región índico-mediterránea, el subcontinente indio, el Asia Central y Europa Oriental.

En los últimos tiempos esta zona ha sido mantenida “fría”.

Faja de conflictos entre intereses oceánicos y continentales.

… En las zonas de los mares del Japón, Amarillo, Oriental y Meridional de la China y el de Andaman conviene anotar la siguiente situación a través de su historia desde el siglo II a.C. hasta 1970: la política de las islas y penínsulas fue tradicionalmente de bloqueo al Continente.

En las zonas del Océano Indico, desde griegos helenísticos pasando por romanos, hindúes, árabes, portugueses, holandeses, franceses, italianos, alemanes, ingleses, y actualmente estadounidenses, controlaron y controlan la política oceánica.

Area de guerra permanente en el Oriente de Eurasia.

Conquista China de Manchuria y

Corea (-111 a -108)

Influencia sobre Japón

Conquista de Tonkin (-87)

Victorias sobre coreanos y japoneses (649 a 683)

Anexión de Manchuria y Corea por los mongoles (926)

Cronología para el Area de Guerra Permanente

… -499 a -494, rebelión frustrada de las ciudades griegas de Asia Menor, apoyadas por Atenas, contra Persia.

-486 Rebelión, frustrada, de Egipto contra Persia.

-481 a -479 Segunda Guerra Médica

-478 a -449 Contraataque griego

-448 a -446 Guerras de Atenas con Esparta

-441 a -439 Guerra de Samos (con Atenas)

-431 a -404 Guerras del Peloponeso (Atenas es vencida por Esparta con oro persa)

-405 Egipto se independiza de Persia

-403 Rebelión contra los Treinta, en Atenas

-401 Rebelión de Ciro el Joven, con mercenarios griegos (los Diez Mil)

-400 Rebelión de Jonia

-395 a -386 Guerras entre Atenas y Esparta (oro persa)

-390 Chipre se independiza de Persia

-378 a -371 Guerra entre Esparta y Atenas

-370 a -362 Guerras de Esparta y Atenas contra Tebas (con oro persa)

-365 a -351 Rebelión general de las satrapías de Persia

-357 a -355 Guerra de Atenas contra sus aliados

-357 a -346 Guerras de Filipo de Macedonia con Atenas

-343 a -341 Reconquista persa de Egipto y Chipre

-342 a -338 Guerras de Filipo con Atenas

-337 a -336 Guerra de Filipo con Persia

-334 a -332 Alejandro conquista Asia Menor, Siria y Egipto

-323 a -322 Atenas contra Macedonia; es derrotada

-316 a -311 Guerra de los diádocos (en Siria, Grecia y el Egeo)

-310 a -301 Guerra de los diádocos (en Siria, Grecia y el Egeo)

-294, -288,

-286, -284,

-281, -279,

-277 Guerra de los diádocos (Grecia)

-279 Invasión de los gálatas

-276 a -272 I Guerra Siria (de los diádocos

-260 a -255 II Guerra de Siria (de los diádocos)

-246 a -241 III Guerra Siria (de los diádocos)

-241 a -230 Guerra fraticida (de los diádocos: Asia Menor)

-230 a -228 Conquista de Asia Menor (Guerra de los diádocos)

-204 a -200 Guerra de los diádocos: Siria

-192 a -188 Roma contra los diádocos y Asia Menor

-168 Guerra de los Diádocos (Egipto)

-162 Guerra de los diádocos (Siria)

-166 a -161 Rebelión de los Macabeos

-147 a -146 Roma destruye Corinto

-120 a -107 Guerra en Ponto

-68 a -85 Guerra entre Roma y Mitridates; toma de Atenas

-86 Toma de Atenas

-74 a -62 Roma conquista Asia Menor y Siria

-71 a -67 Guerra de Roma contra los piratas

-48 Guerra civil romana: César en Alejandría

-42 a -36 Guerra civil romana

-30 Egipto, provincia romana

Paz Romana, S. I.

… 14 Campaña romana en Asia Menor

66 a 70 Rebelión judía

113 a 117 Roma contra los partos

132 a 135 Rebelión judía

161 Rebelión de Siria por los partos

175 Rebelión en Siria y Egipto

195 a 199 Roma contra los partos

267 a 272 Guerra contra Palmyra (Siria y Egipto)

378 Invasión de los godos

251 a 272 Persas se apoderan de Siria

268 a 272 Palmyra contra Roma (Siria y Egipto)

293 a 302 Roma contra Persia (Armenia)

310 a 379 Persia contra Roma (Armenia)

378 a 396 Guerra Gótica en los Balcanes

387 Roma y Persia se reparten Armenia

400 ss Guerra endémica entre Persia y Constantinopla

527 a 565 Guerras de Justiniano

572 a 591 Desastres de Bizancio contra Persia

613 a 619 Persas toman Siria, Palestina y Egipto

621 a 629 Bizancio derrota a Persia

634 a 661 Arabes derrotan a persas y bizantinos, toman Siria, Palestina, Egipto, Chipre, Asia Menor

673 a 677 Ataque a Bizancio y derrota, árabes

695 a 717 Guerra Civil en Bizancio

700 ss Guerra endémica entre Bizancio y los árabes

826 Arabes toman Creta (sigue guerra endémica con Bizancio)

865 Expedición de normandos, rusos contra Constantinopla

877 Egipto gana Damasco en guerra con Bagdad

909 Fatimitas se elevan al califato en Egipto

913 a 929 Ataque búlgaro a Constantinopla

920 a 944 Victorias Bizantinas sobre los árabes

941 a 945 Ataque ruso a Constantinopla

959 a 963 Bizancio obtiene el dominio del Mediterráneo Oriental

963 a 969 Bizancio recupera Chipre, Antioquia y Siria

969 a 976 Bizancio llega a Jerusalén

Imperio Bizantino, Guerra Endémica con Arabes en Siria y con Búlgaros en los Balcanes

1064 Turcos seldjucidas derrotan a los bizantinos

1071 Derrotan decisivamente a los bizantinos

1076 Conquistan Jerusalén

1095 a 1099 I Cruzada reconquista Jerusalén

1100 ss Guerra endémica entre francos-cruzados y musulmanes en Siria y Palestina

1147 a 1149 II Cruzada

1154 Los seldjucidas toman Damasco

1171 Egipto extiende sus conquistas hasta el Asia Menor

1187 Saladino toma Jerusalén

1187 a 1192 III Cruzada

1202 a 1204 IV Cruzada se apodera de Constantinopla

1217 a 1221 V Cruzada, contra Egipto

1228 a 1229 VI Cruzada, se recobra (diplomáticamente) Jerusalén

1244 Arabes recobran Jerusalén

1248 Genoveses ocupan Rodas

1248 a 1254 VII Cruzada, a Egipto

1268 Cristianos retornan Antioquia

1270 VIII Cruzada, contra Túnez

1272 Cruzada del Príncipe Eduardo a Palestina

1288 a 1326 Fundación del imperio otomano

1303 Catalanes y aragoneses derrotan a turcos en Asia Menor

1330 a 1357 Guerras turcas contra imperio bizantino

1341 a 1347 Luchas civiles en Bizancio

1354 Otomanos imponen tributo a Bizancio

1359 a 1389 Victorias otomanas en Asia Menor y en los Balcanes

1343 Venecia conquista Esmirna

1390 Otomanos expulsan definitivamente a bizantinos del Asia Menor

1402 Timur se apodera de Asia Menor

1416 Venecia vence a los turcos en Galípoli

1424 Otomanos conquistan Esmirna

1453 Otomanos conquistan Constantinopla

1463 a 1479 I Guerra entre Turquía y Venecia

1499 a 1503 II Guerra turco-veneciana

Fase Otomana

1515 a 1516 Otomanos conquistan Siria y Egipto

1522 Otomanos conquistan Rodas

1571 Otomanos son vencidos por venecianos y españoles

1573 Otomanos conquistan Chipre

Siglo XVII

1645 a 1669 Guerra turco-veneciana

1684 a 1699 Guerra turco-veneciana

1798 a 1799 Napoleón en Egipto

Siglo XIX

1821 a 1830 Guerra de la Independencia griega

1853 Guerra ruso-turca

1882 Ocupación inglesa en Egipto

Siglo XX

1912 a 1913 Guerras Balcánicas

1911 a 1912 Guerra ítalo-turca

1914 a 1918 I Guerra Mundial (Dardanelos, Galípoli, Jerusalén, Damasco, etc.)

1937 a 1938 Insurrección árabe en Palestina

1939 a 1945 II Guerra Mundial (Creta, El Alamain, Alejandría, etc.)

1947 a 1948 Rebelión comunista en Grecia

1952 a 1956 Revolución egipcia, guerra del Canal de Suez

1956 a 1970 Guerras de Chipre, guerra árabe-israelí

1274 Mongoles fracasan en la conquista del Japón ()

1405 a 1431 Expediciones marítima a Java, Sumatra, Ceilán, India y Arabia

1406 Anexión de Anam

1431 Independencia de Anam

1511 Conquista portuguesa de Malaca

1570 Conquista española de Filipinas

1568-1620 Japoneses invaden China

1592 a 1593, 1597 Japoneses invaden Corea

1602 Holandeses se establecen en Siam y las Malucas

Holandeses expulsan a portugueses de Corea (1617)

atacan a ingleses en Amboina (1623)

conquistan Malaca y Java (1628)

ocupan Formosa (1635)

Japón expulsa a españoles y portugueses (1637)

persiguen a cristianos (1638)

Manchurianos invaden Corea (1627 a 1637)

Chinos conquista Cantón (1661)

dominan Formosa (1683)

invaden Birmania (1765-1769)

Guerra del opio (1839-1842)

Ocupación anglo-francesa de Cantón (1857)

y Pekín (1860)

Apertura de los puertos del Japón (1854)

Cambodja protectorado francés (1863)

Francia ocupa Cochinchina (1874)

Penetración japonesa en Corea (1876)

Inglaterra anexa Birmania (1886)

Francia ocupa Laos (1893)

Guerra chino-japonesa (1894-1895)

Penetración rusa en Corea (1896)

U.S.A. conquista Filipinas (1898)

Rebelión de los boxers (1900-1901)

Guerra ruso-japonesa (1904-1907)

Anexión de Corea por Japón (1909)

Primera Guerra Mundial (1914-1917)

Guerra civil china (1920-1928)

Anexión de Manchuria por Japón (1931-1932)

Segunda Guerra china-japonesa (1936-1945)

Segunda Guerra Mundial (1941-1945)

Guerra de Indochina (1946-1954)

Guerra de Corea (1950-1953)

Derrota de Chiang Kai Check (1949-1950)

Guerra en Laos (1960

Guerra en Vietnam…

Guerra en Cambodja

Bloqueos naturales.

En todo este tiempo este mar interior estuvo bloqueado; hacia el sureste, por las estribaciones orientales del Himalaya y la selva monzónica; hacia el sur, por el Himalaya, Hindukush, el Karakum y el Caspio; y hacia el sur-weste por el Cáucaso.

En todo tiempo este mar interior ha estado bloqueado hacia el Norte y el Noroeste, por los hielos.

El descubrimiento del Paso del noroeste, en el siglo XVIII, y en la segunda mitad del siglo XX, la apertura de las rutas aéreas transporales y la invención del submarino atómico, aparentemente han reducido un tanto este bloqueo; pero, por ahora, los adelantos técnicos no logran compensar en esta región el simultáneo aumento de las necesidades de tráfico.

En realidad el bloqueo ha sido reforzado con la militarización del bordeo opuesto de los hielos (americano).

Al este, al weste y al norweste, el Mar Interior de Asia se encuentra naturalmente abierto a los mares exteriores del mundo.

El pivote geográfico de la historia.

A medida que consideramos esta rápida revisión de las más importantes corrientes históricas, ¿no se hace evidente una cierta persistencia de la relación geográfica? ¿no es la región pivote de la política mundial esa extensa zona de Eurasia que es inaccesible a los buques, pero que antiguamente estaba abierta a los jinetes nómadas y está hoy apunto de ser cubierta por una red de ferrocarriles? Han existido y existen en esa zona las condiciones, de una movilidad de poder militar y económico que tiene un carácter trascendente, y sin embargo limitado. Rusia reemplaza al Imperio Mongol. Su presión sobre Finlandia, Escandinavia, Polonia, Turquía, Persia, la India y la China reemplaza a los ataques centrífugos de los hombres de la estepa. Ocupa en el mundo la misma posición estratégica central que ocupa Alemania en Europa. Puede atacar por todos los lados y puede también ser atacada por todos lados excepto por el Norte. El completo desarrollo de su completa movilidad ferroviaria es simplemente una cuestión de tiempo.

Tampoco es probable que una posible revolución social altere sus relaciones esenciales con los grandes límites geográficos de su existencia. Reconociendo acertadamente los límites fundamentales de su poder, sus dirigentes se han deshecho de Alaska; se debe esto a que no poseen nada sobre el mar es para la política rusa es una ley tan fundamental como para Inglaterra es mantener el dominio del Océano.

El vuelco del equilibrio de poder a favor del estado pivote como un resultado de su expansión por las tierras marginales de Eurasia, permitiría la utilización de los amplios recursos continentales para la construcción de una flota, y el Imperio del Mundo estaría a la vista. Esto podría ocurrir si Alemania se aliara con Rusia. La amenaza que este hecho encerraría induciría a Francia a una alianza con las potencias marítimas y Francia, Italia, Egipto, la India y Corea se convertirían en otras tantas cabeceras de fuentes donde las armadas exteriores podrían apoyar a su ejército, para obligar a los aliados de las zonas pivotes a desplegar su ejército terrestre, evitando así que se concentrara en las flotas todo su poder. En menor escala esto fue lo que hizo Wellington en su base marítima de Torres Vedras durante la guerra peninsular. En definitiva, ¿no puede resultar ésta la función estratégica que le cabe a la India dentro del sistema imperial británico? ¿no es ésta la idea que sirve de base a la concepción de Amery de que el frente militar se extiende desde el Cabo hasta el Japón, pasando por la India?

El desarrollo de las grandes potencialidades de América del Sur puede tener una influencia decisiva en el sistema. Pueden fortalecer a los Estados Unidos, o, por el contrario si Alemania pudiera desafiar con éxito a la doctrina de Monroe podría separar a Berlín de lo que quizás puedo describir como una política de pivote. Las particulares combinaciones de poder que se hallan en equilibrio no son substanciales: mi argumento es que desde un punto de vista geográfico probablemente han de girar alrededor del estado pivote, que probablemente ha de ser siempre grande, pero con una movilidad limitada si se compara con la de las potencias marginales e insulares que lo rodean.

Los movimientos sociales de todos los tiempos se han desarrollado esencialmente alrededor de las mismas características físicas, porque yo tengo dudas acerca de si la progresiva desecación de Asia y Africa, aún cuando fuera comprobada, ha alterado vitalmente el medio humano en las épocas históricas. Considero que la marcha del Imperio hacia el Oeste ha sido una pequeña rotación del poder marginal alrededor del borde Sudoeste, y Oeste de la zona pivote. Las cuestiones del cercano, medio y lejano Oriente están relacionadas con el equilibrio inestable de las potencias interiores y exteriores en aquellas partes del arco marginal en que el poder local es en la actualidad más o menos insignificante.

Como conclusión, no estaría fuera de lugar indicar expresamente que la implantación de un nuevo control en la zona interior en sustitución del de Rusia, no tendería a reducir la significación geográfica de la posición pivote. Si los chinos, por ejemplo, organizados por los japoneses llegaran a vencer al imperio ruso y conquistar sus territorios podrían resaltar un peligro amarillo para la libertad del mundo, pero simplemente porque añadirían un frente oceánico a los recursos del gran continente, ventajas de que no han podido gozar los rusos, ocupantes de la región pivote.

Mackinder. (Conferencia pronunciada ante la Sociedad Geográfica Real (Londres, el 25 de Enero de 1904, reproducida en “The geographical Journal”. Vol. XXIII, págs. 421 s.s. y traducida al español en el libro del coronel Augusto Pinochet Ugarte).

RELACION ENTRE DOMINIO CONTINENTAL del propio mar interior y real proyección interoceánica

REFERENCIA HISTORICA. Algunas Referencias sobre Mares Interiores de Asia, Estados Unidos y América Latina

MAR INTERIOR DE ESTADOS UNIDOS

MAR INTERIOR DE ASIA

MAR INTERIOR DE AMERICA LATINA

Mar Interior de Estados Unidos

… But beyond the Rockes, far to the nothwest, Oregon beckoned – a fertile and forested land, well watered. To the south lay the magnet of Texas a rich land thinly settled by Spaniards and Mexicans. Far to the west of Texas and even more thinly settled by Spaniards and Mexicans was California…

In their exploration of the Rockies, the Montain Men discovered trails and passes which were later used by settlers moving west.

The most important of these passes, the South Pass in what is now Wyoming led to a trail which crossed the Continental Divide and went from there through the Snake and Columbia River Walleys to the Pacific Ocean. In the 1830’s it was found that covered wagons could be driven over this route. Later, the route came to be known as the Oregon Trail (see map, opposite page).

Rivalry for furs: An even more important business venture than the Rocky Montain Fur Company was the American Fur Company formed in 1808 in New York by John Jacob Astor a German inmigrant. Throughout the vast area of the North American fur trade, Astor engaged in bitter contests with his American an British rivals. In 1811 he built a fort and trading rivals. In the mouth of the Columbia River in the Oregon country.

L. Paul Todd y Merle Curti: “Rise of the American Nation”. Chapter XVI, pages 320-322.

Mar Interior de Asia

… Tang empezó por castigar al conde K’o que no hacía sacrificios”… Su victoria le sirvió para “apaciguar el interior de los Mares”

SSe-Ma-Ts’iers: “Memorias Históricas” (Traducción de Chavannes)

Según la teoría tradicional, los bárbaros formaban en los confines de la China los Cuatro Mares: el Interior de los Mares era el país propiamente chino.

M. Granet: “La Civilización China” (Traducción de Leonor de Pais) U.T.H.E.A. 1959.

Mar Interior de América Latina.

… Y haciendo yo otro tanto por el norte, podríamos lograr el maravilloso resultado de dar la libertad al Centro de América Meridional…

… De otro modo, la América Meridional va a quedar en una posición falsa, expuesta a siempre perder cada una de la Repúblicas su existencia.

Vicente Lacunza: “Cartas de Bolívar”. Carta de Bolívar al General Ramón Freire, Director Supremo de Chile.

TESIS DEL PROPIO NORTE y la “otra orilla” de Latinoamérica

REFERENCIA HISTORICA. Algunas indicaciones históricas chilenas, válidas para el Continente.

LA OTRA ORILLA

… Los irrecusables derechos de soberanía de Chile en estas apartadas regiones jamás visitadas antes por jefes de Estado alguno, nacieron conjuntamente con el conocimiento del nombre de nuestra patria en las tierras de occidente ……………………………………………………………………………………………………………………………. la explotación de las riquezas naturales efectuada por nuestro país a través de los esfuerzos ingentes de reconocidos hombres de empresa y de la pujanza de nuestros heroicos balleneros ………………………………………………………………………………………………………………………………………… y esta ocupación, unida a nuestra vecindad geográfica, que ha permitido al jefe del Estado trasladarse en pocas horas por vía marítima al corazón de la Antártica ………………………………………………………………………………………………………………………………………… a todo Chile, que estoy cierto está pendiente de este acto memorable, yo le brindo esta tierra del mañana.

Presidente González Videla. Base Militar de Puerto Covadonga, 18 de Febrero de 1948

… Aquí desde hoy, entre los hielos que cubren estas tierras batidas por implacables vientos y tempestades y la eternidad de esa Cruz del Sur que guía e ilumina los corazones de los esforzados navegantes que cruzan estos mares, flameará la bandera de la patria como un símbolo perenne de nuestra voluntad nacional, consciente de sus derechos y deberes, que no abandona lo que a ella con justo título le pertenece y que atiende su obligación primordial de país independiente al administrar, por difíciles que sean las circunstancias, cualquiera parte del territorio nacional que ha merecido como herencia de sus antepasados.

Al inaugurar este puerto solitario en los mares y nieves antárticas lo hacemos bajo la evocación del nombre del gran prócer de la patria, fundador de nuestra nacionalidad, de Bernardo O’Higgins …; él conquistó duramente con sacrificio y constancia valerosa la independencia para nuestra República, y al hacer esta patria grande también incorporó esta región al territorio nacional.

Senador Joaquín Prieto, Puerto Covadonga, 18 de febrero 1848.

… “Por el Polo Antártico o por el sur, no se sabe hasta dónde corre la tierra que llaman de Patagonia, y Estrecho de Magallanes; pero tiénese por cierto que, por frías que sean estas regiones se han de hallar pobladas y continuadas como las que caen en el otro debajo de la frígida zona. Y por aquí dicen Henrico Martínez, Ortelio y otros, que se juntan con la Nueva Guinea e Islas Salomón, fronterizas del Perú y reino de Chile”.

Solórzano Pereira citado “Cuestionario de límites” de Miguel Luis Amunátegui-

“Chile viejo y nuevo se extiende en el Pacífico desde la bahía de Mejillones hasta Nueva Shetland del Sur en la latitud 65 grados sur; y en el Atlántico desde la península de San José en latitud 42 grados hasta Nueva Shetland del Sur, o sea 23 grados que añadidos a 42 grados en el Pacífico hacen 65 grados o sea 3.900 millas geográficas, con un superabundancia de excelentes puestos en ambos océanos y todos ellos salubres en todas las estaciones”.

Más adelante agrega:

“Tampoco hay en toda la Unión una sola posición que pueda llamarse la llave del Atlántico desde el grado 30 de latitud sur hasta el Polo Antártico y la de todo el Gran Pacífico”.

Bernardo O’Higgins. Carta al Capitán Coghlan, 20 Agosto 1831. Revista Chilena Diciembre, 1923. Pág. 216.