Conversación con Mies van der Rohe

De Casiopea



TítuloConversación con Mies van der Rohe
Año1959
AutorArturo Baeza, Jaime Márquez
CoautoresArchivo Histórico José Vial Armstrong
Tipo de PublicaciónLibro, Inédito
Edición
CiudadValparaíso
Páginas27
Palabras ClaveMies van der Rohe, arquitectura, doc
PDFArchivo:Conversación con van der Rohe.pdf
Carreras RelacionadasArquitectura, Diseño Industrial, Ciudad y Territorio

Conversación sostenida por Arturo Baeza y Jaime Márquez, entre otros, durante la visita a Mies van der Rohe, en su oficina en Chicago con profesores y alumnos que participaron en el seminario de Arquitectura para estudiantes chilenos en marzo de 1959.

Esta edición fue realizada por encargo especial del profesor Juan Purcell F. como material académico para los cursos del programa de Magíster en Arquitectura y Diseño de la e[ad]. Se realizó en el Archivo Histórico José Vial Armstrong.

Estuvo a cargo de la edición Sofía Savoy y de la encuadernación Adolfo Espinoza..

Las fotografías de este viaje, conservadas en nuestro Archivo Histórico, pueden verse en este álbum.


Carta

Mies Van Der Rohe

Architect F.A.I.A. · 230 East Ohio ST. · Chicago II, Illinois · Phone Whitehall 3·0686

March 25, 1959

Professor Arturo Baeza

Escuela de Arquitectura de Valparaiso Casilla 181 V. Valparaiso, Chile


Dear Sir:

We are mailing under separate cover for your information and use a set of working drawings of the Architecture, Design and Planning Building for Illinois Institute of Technology in Chicago. This is an accordance with requests made by students of your university during their recent visit to our office.

Mr. van der Rohe has selected this particular building since is not only is a representative example of his work utilizing scrutctural steel construction but also crearly expresses his thinking in architecture. He trusts that it will prove useful to your students in their studies.


Very truly yours MIES VAN DER ROHE

Joseph Fjikawa


Participantes

Universidad de Chile, Santiago, Profesor: Ivan Godoy. Alumnos: Ricardo Alegría, Lautaro Moraleda, Jorge Osorio, Francisco Schlotfeld. Universidad Católica de Santiago. Profesor: Arturo Urzúa. Alumnos: Daniel Ballacey, Hector Durán, Jaime Garretón, Walter Malsch, Fernando Silva, Alberto Uranga. Universidad Católica de Valparaíso. Profesor: Arturo Baeza. Alumnos: Carlos Barroilhet, Roger Magdahl, Jaime Márquez. Profesores Guías del M.I.T. Profesor Marvin Goody, Profesor Bernard Spring. Guía en Chicago: Bruce Graham, Arquitecto de Skidmore, Owings and Merril.

Conversación

Profesor A. Baeza: ¿A qué se refería cuando hablaba años atrás de que la arquitectura moderna alcanzaría un plano definitivo cuando se encontrara un nuevo material de tipo universal?

Mies van der Rohe: El nuevo material es la posibilidad del uso por la máquina. Actualmente se puede usar el aluminio que antes también se conocía pero la industria permite hoy su uso. Yo recuerdo que hace muchos años había pensado en el aluminio y un día dejé un trozo en la ventana para ver los efectos del clima sobre él.

Pero el papel del arquitecto no es inventar materiales sino usar los materiales inventados.

B. Spring: Nosotros hemos realizado una vivienda tipo con el uso de plástico para la Monsanto y hoy estudiamos un sistema de sandwich plástico que permitiría su uso en la construcción y en la creación de formas nuevas.

Mies van der Rohe: Eso es una posibilidad y hay muchas. Hay que dejar a la industria que invente y pruebe los materiales y después de probados el arquitecto debe usarlos.

El arquitecto debe mirar a la industria como un productor de partes y no de unidades terminadas.

Profesor A. Baeza: El acero, el vidrio, el bronce que Ud. usa presuponen una elección de ciertos productos de la industria. Ellos ya llevan un propósito formal. Pero hoy la industria da la posibilidad de otros materiales como el plástico, o el mismo hormigón que no son despiezados sino que son homogéneos y contínuos y que dan origen a otras posibilidades de formas y usos.

Mies van der Rohe: Sí, pero a mi me gusta trabajar con límites y resolver los problemas que con esas limitaciones se producen.

Profesor A. Baeza: Yo había entendido que se refería a un material universal, algo así como un tipo de plástico-transparente resistente, etc.

Mies van der Rohe: El plástico da muchas libertades. A mí personalmente me gusta tener límites. Pienso que para los que tienen pocas aptitudes sería mucha libertad. Cuando se tiene menos límites hay que tener mucho más cuidado.

Nervi y Candela que trabajan con formas libres están muy bien cuando hacen un techo; pero cuando se van más alto no saben; pues lo único que se presta para esto es el techo plano.

Profesor A. Baeza: ¿Qué dice de que todos los pisos en este caso son iguales cuando en las distintas alturas se va teniendo un distinto paisaje? ¿Cómo se daría la altura en el ojo?

Mies van der Rohe: Este es un problema económico (La repetición de un piso da economía. Y esto es un problema que incumbe a muchos).

Cuando hablo de economía no me refiero solamente a un asunto de costo, sino que si de eso representa una posibilidad cuyo resultado no tenga una realidad fuerte no vale el esfuerzo.

La arquitectura tiene un valor social.

Profesor A. Baeza: Eso es real, pero la invención del auto determinó el cambio de la mirada de muchos y aparecieron las autopistas, y las cosas que al lado de ellas se colocan, avisos, parques, etc., nacidas del cambio del ojo por la velocidad.

Y eso es un problema de muchos.

También hoy los ascensores y la técnica de construir en altura le ha dado otras posibilidades de mirar y esa riqueza es la que hay que dar. Es también un problema de muchos, tiene un valor social. Pienso que habría que encontrar otra riqueza para el ojo en la altura, así como la velocidad se la ha dado en las pistas del auto.

Mies van der Rohe: Y después no se construye.

Es más importante que la planta sea libre; porque hoy día la función es variable. Pero el edificio no es variable. Antes yo habría dicho que la forma sigue a la función, hoy no pienso esto.

Sullivan habría dicho lo mismo. La rapidez y cambios que se producen en U.S.A. Ahora, sin embargo, la función en sus edificios está cambiando. Ejemplos en el uso de sus obras.

La flexibilidad es lo último que he estado trabajando.

Jaime Márquez: Volviendo a lo de la industria: ¿cree en la posibilidad de crear una unidad prefabricada con un contenido arquitectónico, es decir, que posea una forma terminada así como el auto es una unidad terminada?

Mies van der Rohe: En nuestra oficina en un tiempo se intentó hacerlo. Si se puede producir económicamente, está bien hacerlo. Pues lo de hoy es la economía, así como un edificio es una visión del Renacimiento y no de hoy día.

Arquitectura es expresión de verdad y no se puede jugar con estos hechos. Los hechos de hoy día son económicos y la economía es muy fuerte.

Garretón: ¿Cuál es el límite de la flexibilidad, pues habla de ella en la horizontal; por qué no en la vertical?

Mies van der Rohe: La flexibilidad es en el piso, pues en la altura no se necesita.

(Yo no la he necesitado) – Pero si se necesitara habría que hacerlo).

Garretón: En esta libertad: ¿acepta juntar cualquier función: habitación con oficinas?

Mies van der Rohe: Mi casa sería una buena fábrica y yo podría vivir en la Escuela de Arquitectura.

En una oportunidad visité una barraca de madera: los almacenes de la Plywood Co.; eran un gran espacio cuyos límites eran de 14 pies de alto formados por pilas de madera. Me habría gustado tenerla como casa: el espacio era simple.

Alegría: ¿Cuál es la nueva escala de que Ud. habla?

Mies van der Rohe: (no traducido). Cuando uno viaja por auto no ve los detalles de una escultura. En un hall no se debe colocar una pintura porque la gente pasa y no está detenida.

B.Graham: Pero yo en el hall de Seagram’s me detengo.

Mies van der Rohe: Porque Ud. es arquitecto.

B.Graham: Mi hermano es médico y también se detiene.

Mies van der Rohe: No es la función de un hall ser mirado, sino entrar y salir de él lo más rápidamente posible. En Sudamérica hay una tradición barroca, este es un grave problema. Niemeyer no hace nada nuevo sino barroquismo. Es una buena tradición la del barroco, pero yo estoy contento de no tenerla. Aquí en los Estados Unidos no hay ninguna tradición.

Moraleda: ¿Por qué coloca “curtain-wall”?.

Mies van der Rohe: Si el esqueleto es fuerte se puede colocar “curtain-wall”.

El “curtain-wall” es lo menor.

Moraleda: Pero, ¿por qué tapa la estructura?.

Mies van der Rohe: Los edificios de acero hay que revestirlos en concreto contra los incendios, pero son de acero. La cortina de acero es expresar el acero interior.

Moraleda: ¿No cree que es más fuerte este recubrimiento de concreto?.

Mies van der Rohe: No, no creo que sea demasiado fuerte como para expresarlo. En mis obras se puede ver, los edificios en que el acero no está expresado son inferiores a aquellos en que está expresado. Eso hay que verlo.

[Pausa]

Cuando fuí a construir el Seagram’s a New York lo primero que me dieron fue un montón de Reglamentos (gesto con las manos). Lo segundo, un módulo dado por el experto de economía. Y con esto se hizo el Seagram’s.

Cuando empiezo un problema nunca tengo una gran idea. Miro la realidad y resuelvo – eso es todo.

Recuerdo el caso de un edificio que después de estar en construcción vino el experto y se cambiaron los módulos de apartamentos, pues cambió la necesidad (demanda). Eso sólo se puede con un módulo neutro.

Alegría: ¿Qué piensa del espantoso paisaje urbano que está creando en Nueva York el “curtain-wall”?.

Mies van der Rohe: ¡Estupidez!

Hay que encontrar las verdades, hay que decirle a la gente lo que es la verdad. Que un módulo es bueno para oficina, que dos módulos para una secretaría, tres oficina, etc.

Garretón: ¿Cómo se controla la flexibilidad del edificio después de terminado?

Mies van der Rohe: Si el dificio tiene estructura fuerte se puede hacer dentro lo que quiera. Y lo que se quiera, pues eso no va a dañar la obra. En Nueva York, cuando les faltan ideas mueven las columnas.

En esta oficina la fantasía se gasta haciendo que la estructura sea clara y no en decoraciones.

Cuando yo era joven trabajé tres años en una oficina de estucos, en la que tenía que proyectar a escala natural decoraciones del Renacimiento, Luis XIV, etc.

Un alumno me preguntó en una oportunidad: -¿Por qué no le gusta la decoración?

Yo le contesté que estuve dibujando durantes tres años estos detalles – ¡tres años valen para una vida entera!

Profesor A. Godoy: ¿Qué dice sobre las orientaciones de sus edificios en que todas son iguales?

Mies van der Rohe: El problema aquí en Estados Unidos es diferente. Hay gente que quiere Norte, gente que quiere Sur, Oeste y Este.

En Europa es diferente, hay poco sol y se orienta al Sur. Y luego les da susto y lo cubren.

La orientación más pequeña la hago siempre al Oeste.

Yo no podría cerrar tampoco el edificio para el Oeste, se colocan cortinas y cuando quieren lo abren y cuando quieren lo cierran. Es la orientación más avanzada.

Profesor A. Godoy: ¿Qué piensa del color?.

Mies van der Rohe: Yo prefiero los colores de los materiales más que los colores (aplicados) de pigmentos.

El color está afuera de la naturaleza donde alcanza un esplendor y la “curtain-wall” permite el reflejo de ellos.

Y en el interior el blanco, que es neutro, y los muros blancos se llenan de color y luz a través de los cristales de los ventanales. Pero acepto cualquier color, con tal que sea blanco o negro.

Profesor A. Baeza: Estoy de acuerdo.

Mies van der Rohe: Mucho mejor para Ud.

La mayoría de la gente que pide colores se ciega a los colores. Si quieren colores coloquen una buena pintura, yo no me quejo de eso.

Yo no puedo vivir en una sala de muchos colores, pero sí en una sala blanca con un gran Picasso.

'B. Spring: ¿Y por qué entonces los colores que colocaron en el quinto piso del Seagram’s?.

Mies van der Rohe: Oh! Phillips…… (risas) ¡No! Pero hay algunos colores muy bien colocados.

B. Spring: Pero hay un piso que está espantosamente pintado: el tercero.

Mies van der Rohe: Eso no lo he visto.

Profesor A. Baeza: Mejor que no lo vea.

Mies van der Rohe: Si tienen otras preguntas, mañana nuevamente estaremos juntos.

Profesor A. Baeza: Después de ver los edificios de Chicago uno se da cuenta que el Seagram’s es el primer edificio chicagense de New York.

Y aparece el color de él realmente nacido de los materiales y que lleva incluído en sí la posibilidad del uso, del tiempo.

Los cambios de color y la suciedad de la ciudad no le afecta: cuenta con ella.

No es así lo que sucede con la Lever House, por ejemplo, que para ver lo que es debe estar constantemente en limpieza.

Mies van der Rohe: El Seagram’s tiene contratado ya dos limpiezas más, pero se efectuará una sola para protegerlo del polvo del cemento de las construcciones vecinas, que le modificaban su textura y color, pero después de ella no se volverá a limpiar, el bronce va naturalmente cambiando hasta alcanzar su color definitivo.

Profesor A. Baeza: Pero no es sólo el color del bronce, sino que los vidrios que reflejan la ciudad así como en los Lake Shore apartments produce una gama de colores por la transparencia de las cortinas y por los reflejos del exterior es lo que le da el color general y eso, lo del color, es una cosa de la que nunca se muestra o se habla en las publicaciones.

Mies van der Rohe: El “curtain-wall” permite el reflejo de los colores de la naturaleza, que es donde el color alcanza un esplendor. Hablo de la naturaleza de los materiales, si se tiene bronce, vidrio y mármol se tiene todo. (El bronce del Seagram’s es una aleación especial que tiene menos cobre que la que usan los escultores).

Profesor A. Baeza: Los perfiles metálicos del Seagram’s fueron fabricados especialmente para el Seagram’s y son de alguna aleación especial y eso los hace muy costosos?

Mies van der Rohe: No, es una aleación que lo que tiene es menos cobre que la aleación que usan los escultores; difiere en eso solamente.

Lo menos no cuesta siempre menos. Pero el menos hace más y esta es la verdadera economía.

[Pausa]

En mi juventud compré 3.000 libros para leer. Por tenerlos comprados tuve que leerlos; esto me costó más que lo que costó comprarlos.

En mi juventud no había maestros y tuve que leer 3.000 libros que eran libros de cultura y no de novela. Por eso puedo pasar esto ahora a mis alumnos.

Mi costumbre aun hoy día es pasar la mañana pensando, leyendo, estudiando y en las tardes voy a la oficina.

No deberían quejarse de que hoy día haya tantos alumnos estudiando con los maestros.

Profesor A. Baeza: Pero Ud. tuvo que leer esos libros; hoy día para los alumnos esto es gratuito, pues no realizan esa tarea.

Mies van der Rohe: Ahora también hay que leer. También hoy deben estudiar, pues sino entonces esto es gratuito y solamente copiarán.

Profesor A. Baeza: ¿Y cómo lo hace en la enseñaza en la Universidad?.

Mies van der Rohe: En la Universidad el estudiante debe: en el 1er. año saber dibujar; en el 2º. año aprender a construir; en el 3º. año también construir; en el 4º. año la función del edificio y en el 5º. año proporción del espacio.

Hay que enseñar muy simplemente para que entiendan la idea.

Profesor A. Baeza: ¿La idea se da en 5º año o se comienza desde el primer año con ella?.

Mies van der Rohe: Lo que se enseña es el entender. El talento no se puede dar, pero el talento no tiene ni la mitad del valor del entendimiento.

Profesor A. Baeza: ¿Qué piensa de sus alumnos y discípulos?

Mies van der Rohe: Algunos entienden, otros no.

Son tan buenos como cualquier otro alumno de otra parte.

Lo que yo trato de dar es disciplina.

Hago dibujar todos los ladrillos de una pared, pues se necesita esta disciplina para poder contestar todas las preguntas que se plantean en Arquitectura.

Al alumno hay que enseñarle todo, desde limpiar el escritorio y afilarle la punta al lápiz con cuchillo.

La dificultad (más grande) en el enseñar es cuando se pasa de enseñar a dibujar a construir. Pues cuando se empieza a enseñar a construir el alumno empieza a pensar, y cuando se empieza a pensar se hace mal dibujante. Esta es la etapa más difícil (y peligrosa); hay que insistir e insistir en el dibujo.

La arquitectura comienza poniendo dos ladrillos uno junto al otro. “Con mucho cuidado”. Un alumno me preguntó: ¿Cómo aprendió entonces tanto del acero? – Poniendo un ladrillo al lado del otro “con mucho cuidado”.

Scholotfeldt: ¿Qué impresión tuvo cuando recién llegó a Estados Unidos?, ¿y qué fué lo que lo influyó?

Mies van der Rohe: La impresión más mala fue la enseñanza de las escuelas de arquitectura. Los jefes de la escuela me dijeron que iba a tener éxito si mis estudiantes conseguían trabajo en las oficinas y que si solamente dejaba pasar a tres alumnos por año, en cinco años sólo tendría quince. Yo respondí que para cambiar la arquitectura de Chicago bastaba con cinco arquitectos.

Scholotfeldt: ¿La arquitectura de ese momento (en EE.UU.) lo influyó?

Mies van der Rohe:

¡No!

Yo quisiera saber si yo los he cambiado a ellos.

En Alemania habría hecho lo mismo que aquí, pero lo bueno es que aquí hay poca tradición y me han dejado hacer lo que yo quería. En Alemania no me habrían dejado, por las leyes y reglamentos que hay en los distintos pueblos.

Lo malo aquí es que a todos los dejan hacer lo que quieren, también a los malos.

Los países amarillos y de América deben hacer cosas para sí mismos, y no usar a Le Corbusier por ejemplo.

Profesor A. Baeza: Yo creo que eso es muy profundo. Pues un europeo puede ir a un lugar, descubrir y reconocer lo que hay, darle una forma, continuarlo.

Le Corbusier en la India y en Brasil. Mies en EE.UU., con Sullivan…

Mies van der Rohe: Es posible… Pero yo no continúo la decoración de Sullivan.

Profesor A. Baeza: Sullivan es un arquitecto no por la decoración sino por lo otro. Yo no digo que Ud. sea su continuador. Sino que Ud. ha revelado el orden que estaba latente e ignorado.

Mies van der Rohe: Sí, pero a Sullivan le gustaba más la ornamentación que lo otro. Cuando Sullivan hacía sus bancos, que eran muy simples, se veía que eran hechos por un arquitecto; pero cuando decoraba hacía unos edificios bastante malos.

Sullivan y Wright tienen una idea equivocada de la naturaleza, deberían leer el libro de Thompson.

Profesor A. Baeza: Hemos viajado por el Sur y el Este de Estados Unidos y hemos visto que las obras de arquitectura se colocan en el paisaje sin tocarlo, como en los huecos que dejan los árboles; parecía que la naturaleza tuviera ya un orden, cuando en realidad es el arquitecto quien debe ordenar con su obra la naturaleza.

Mies van der Rohe: Sí.

Cuando volé de San Pablo a Lima vi una ciudad roja sobre un campo. Tenía mucho orden como las ciudades europeas.

Profesor A. Baeza: Es el orden de los españoles que nosotros vimos en San Juan de Puerto Rico.

Mies van der Rohe: En un tiempo existió esta idea en Europa y en todas partes (de que la naturaleza tenía un orden).

Van der Velde decía que la línea tiene fuerza y yo pensé mucho sobre eso y me di cuenta que Van der Velde era un gráfico y por eso pensaba esto.

Pero en la arquitectura no tiene ninguna importancia. (La línea).

[No transcrito: Conversación sobre el palacio Kakura, la arquitectura japonesa y la Farnsworth House. La igual importancia de (todos) los lugares].

Profesor A. Baeza: Cuando uno ve sus obras en Chicago, el Seagram’s en New York o el proyecto para Battery Park, comparece la elección de los lugares como algo muy importante en su obra. El Seagram’s en Park Avenue con el espacio de esa calle y el hueco que deja la Lever House al frente. Battery Park como el lugar de la entrada de New York y los Lake Shore al borde del lago, son obras en lugares significativos para la ciudad.

¿Ud. elige esos lugares?

Profesor A. Baeza: Yo participo en la elección de los lugares, veo las posibilidades de los lugares que Greenwald me propone. En el caso de Battery Park elegimos el terreno y conseguimos posteriormente que se modificaran las ordenanzas para que los edificios abrieran el mar a la ciudad.

Originalmente eran dos edificios, pero estamos proponiendo tres.

Profesor A. Baeza: En realidad cuando esos edificios se construyen, Manhattan va a conquistar el orden, como el Seagram’s ordena los edificios de Park Avenue.

La ubicación que ellos toman, como radiales: ¿Cómo la estableció?

Mies van der Rohe: Estuvimos estudiando su orientación en relación a un punto Centro de Wall Street y lo elegimos como centro. Los edificios son radiales con respecto a él, y además a los brillos que darán con respecto al sol.

Profesor A. Baeza: ¿Los edificios van a ser de aluminio?

Mies van der Rohe: Aun no tengo determinado el material.

Profesor A. Baeza: Podrían ser de mármol.

Mies van der Rohe: El cristal es un magnífico material.

Profesor A. Baeza: ¿Para quiénes será este edificio y cómo se determina su programa?

Mies van der Rohe: No sé para quien. Seguramente para la gente que trabaja en los alrededores; Wall Street, en el puerto en las labores marítimas.

La cantidad y tipo de departamentos lo determina un estudio financiero.

En mis obras hay más economía de lo que se cree.

Profesor A. Baeza: ¿Fue alguien de su oficina a Cuba cuando se proyectó el edificio para Santiago de Cuba?

Mies van der Rohe: Sí, yo personalmente. Es una ciudad muy barroca.

[No Transcrito: Conversación sobre Van Ersteren].

J. Márquez: Ud. proyectó unas casas en que el auto entraba al interior. El auto formaba parte de la arquitectura.

Mies van der Rohe: Esas casas tenían unas formas curvas que hoy creo que no haría.

Me dí cuenta que vivir dentro de esas formas sería muy cansador. Cuando en Berlín instalé la escuela de Arquitectura usamos una antigua fábrica. Estaba muy sucia y decidí pintarla blanca.

Apareció un gran espacio blanco simple y dentro de él instalé a todos los alumnos de los diferentes cursos y se producía un gran contacto entre los grandes y los nuevos y eso era muy beneficioso. En una oportunidad visité los almacenes de la Playwood Co., y era un gran espacio muy simple con una hermosa proporción.

Lo simple y la proporción y dentro lo que se quiera se puede hacer, pues este orden es fuerte.

Profesor A. Baeza: ¿Cómo enseña la proporción?

Mies van der Rohe: Yo le enseño sólo al ojo a ver.

Por lo general el estudiante es muy dejado, por eso yo busco de facilitarle el trabajo.

En una oportunidad propuse el problema de colocar una pared en una casa. Esto se hacía en una maquette. Los alumnos sólo cortaban una pared y no seguían ensayando. Entonces les inventé una pared móvil con dos cartones que se desplazaban paralelamente, permitiendo varios tamaños de pared.

Otro problema era dibujar una línea recta dentro de un plano.

Los alumnos dibujaban una línea y ya no la borraban más, entonces les inventé cortar una línea en papel negro y pincharla con alfileres en distintas posiciones para estudiar el problema.

Profesor A. Baeza: ¿Qué se persigue con la construcción de los modelos, pues nunca se realiza completo sino se hace solamente parcial, como lo hemos visto en su oficina, o a escala reducida y esto es un problema?

Mies van der Rohe: Esto es cierto, pero es mejor el modelo que el (puro) dibujo.

Garretón: Cuando proyectó el Pabellón de Barcelona, ¿hizo una maquette previa a escala natural?

Mies van der Rohe: No, solamente una chica.

Profesor A. Baeza: ¿Se podría construir modificando durante la construcción, para ir comprobando en la obra aquello que los dibujos y los modelos no dan?

Mies van der Rohe: Eso se podría hacer en Europa; pero no aquí en los Estados Unidos, aquí no se puede.

Profesor A. Baeza: ¿Y a Ud. le gustaría poder hacerlo?

Mies van der Rohe: No creo que fuera muy importante. Sería bueno, pero me parece que no es importante.

Garretón: He pensado construir una casa entera sin planos.

Mies van der Rohe: Sí, se podría… pero hay que decidirla antes.

Y supongo que si es una buena casa, a Ud. le debe dar gusto hacer un buen dibujo de ella.

Garretón: Una casa proyectada y no construída: ¿es una obra o no?

Mies van der Rohe: ¡Sí!, tiene valor. Tiene la ventaja de clarificar las ideas.

Yo hago casi una por año que no se construye.

Por ejemplo, si se ha pensado hacer un proyecto en concreto, hacer una de lo que se debe hacer y una de lo que no se debe hacer en concreto.

Y si Uds. viven en un país de concreto deben hacerlo.

Profesor A. Baeza: ¿El concreto precomprimido está tomando importancia?

Mies van der Rohe: Sí, pero tiene todavía demasiado peso. (En los techos puede trabajarlos solamente).

B. Graham: Un arquitecto italiano dijo que lo mejor (de su arquitectura) era el mármol.

Mies van der Rohe: Lo dice porque él es italiano.

Garretón: Pienso que la flexibilidad podría alcanzar a los edificios, haciéndolos temporales y después sacarlos.

Mies van der Rohe: Yo no creo. Eso es una teoría.

Garretón: Lo pienso por el centro de Santiago: se están haciendo edificios inamovibles por muchos años.

Mies van der Rohe: En vez de eso, deben construir un salón enorme (en que se pueda hacer cualquier cosa adentro).

J. Márquez: ¿Qué perseguía cuando comenzó a diseñar sus muebles, cuál era el problema?

Mies van der Rohe: Yo estaba diseñando muebles nuevos para cada casa que construía. Pero después pensé que era mejor vender los muebles fabricados y así no tenía que discutir con cada cliente.

En la exposición de la seda en Alemania fué cuando tuve el primer problema con los muebles. Estaban esas preciosas sedas tan bonitas como un cuadro de Picasso, amarillas oro, negro brillante. Entonces vi que los muebles tenían que ser de acero.

El problema de diseñar una silla es más dificil que una casa, debe ser cómoda, bonita y no romperse. Yo me sentaba por horas en las sillas que diseñábamos, para ver su comodidad y trataba de romperlas – llegamos a tener un cementerio de sillas rotas.

En mi oficina tenía mi propio taller, que es mucho más importante que el lugar para los libros de cuentas.

Profesor I. Godoy: Ud. habla de darle flexibilidad al edificio, pero esto hace que pierda el carácter propio que tiene debido a su función.

Mies van der Rohe: La estructura tiene la suficiente fuerza para sostenerse a sí misma, es lo más fuerte.

Yo he estado leyendo mucho ahora último sobre integración de las artes.

Pero en arquitectura lo único que vale es la estructura y esa la hace el arquitecto solo, sin posible ayuda ni de escultor ni de pintor. Y si Ud. encuentra una buena pintura o escultura lo único que hay que hacer es colocarla en un buen lugar.

Profesor A. Baeza: ¿Qué es o que Ud. entiende por estructura?

Mies van der Rohe: Construcción es lo que se necesita para sostener una cosa.

Estructura es el entendimiento de la construcción.

La estructura es el valor espiritual, la construcción es sólo un método. Esta confusión de palabras es la que hace que mucha gente no me comprenda. Hay que repetirlo: estructura es un valor espiritual y construcción un método.

Profesor A. Baeza: El desconocimiento del significado real que tienen las palabras es un grave problema para nosotros.

Mies van der Rohe: Este problema no existe en Europa, pues las palabras no se mezclan.

Garretón: Pero si se tiene una nueva idea para el concepto de estructura: ¿Habrá que inventar una nueva palabra?

Mies van der Rohe: No, pues puede cambiar el contenido, pero la palabra sigue señalando el mismo fenómeno.

Las palabras tienen (aun) el mismo sentido en poesía.

“Construcción es el método de las curiosas funciones de la mente”. Esto es de Beaudelaire.

Mucha gente cree que arquitectura debe ser un arte, pero esta gente tiene una idea muy graciosa de lo que es el arte… y ahí comienza el problema.

[se sonríe]. Esta conversación me está haciendo recordar cosas que pensé hace mucho tiempo.

Profesor I. Godoy: ¿Ud. no cree que hay que diferenciar el carácter en las funciones oficina, hospital, habitación?

Mies van der Rohe: La diferencia no debe ser que uno sea diferente a otro, sino sólo en la escala de valores.

La diferencia debe ser en hacer uno mejor del otro, es una jerarquía de valores.

Profesor I. Godoy: ¿Y cuál sería la escala de jerarquías en el caso de un hospital, un edificio de departamentos o de oficinas?

Mies van der Rohe: No creo que haya diferencia entre estos tres, pero sí entre una fábrica y un City-hall.

Santo Tomás decía: “La razón es el primer principio de toda obra humana”.

A veces la casa para una persona puede ser sólo el valor de algo para vivir; pero para otra persona puede tener más significación, pero en todo caso por lo menos tiene que tener (la significación) de la razón.

Un edificio de oficinas es sólo un sitio donde trabajar y el City-hall tiene más valor, por eso debe ser mejor.

Profesor I. Godoy: ¿Mejor en cuanto a qué? – ¿A materiales?

Mies van der Rohe: Materiales, espacio, carácter; pero en todo caso debe ser construido con el mismo método.

Pregunta: ¿El Seagram’s podría ser un City-hall?

Mies van der Rohe: No, es un edificio de oficinas, la Municipalidad debe tener mayores valores.

Si todavía quedan más preguntas, al menos por ahora tienen una idea de lo que estoy pensando.

Fotografías

<flickrset>72157627227264522</flickrset>