ARQUITECTOS Y OBRAS

De Casiopea

Saltar a: navegación, buscar

IV.- Arquitectos y Obras Gianlorenzo Bernini y Francesco Borromini. Las obras de los dos arquitectos barrocos han dado una grande contribución al aspecto de la ciudad, notablemente embellecida por preciosas fuentes, palacios, villas, parques, y otras importantes construcciones. Sobre todo Bernini diseñó muchas fuentes elegantes, de las cuales la más elaborada está en Plaza Navona. Borromini construyó el patio de Palazzo de la Sapienza, San Carlo alle quattro Fontane, la iglesia y catedral de Sant'Ivo, Sant'Agnese in Agone, y el Oratorio dei Filippini. Carlo Maderno, destaca por sus edificios religiosos como Santa Susana, Santa María de la Victoria, y concluye la basílica de San Pedro del Vaticano, y a Giacomo della Porta, sucesor de Vignola, que hizo la fachada de El Gesú. Maderno es el primer escultor que defiende los ideales del barroco. Guarino Guarini, es otro de los grandes arquitectos del período. Sus formas se inspiran en el gótico y en el mudéjar. Trabaja, sobre todo, en Turín donde realiza obras como la iglesia de San Lorenzo, con una bóveda al estilo cordobés, el palacio Carignano y la capilla del Santo Sudario. Baltasar Longhena, que trabaja en Venecia, donde construye Santa María de la Salud y el palacio Pésaro. Pietro di Cortona, discípulo de Bernini, que tiene un lenguaje más sereno. Construye la iglesia de los santos Lucas y Martín, y las fachadas de Santa María de la Paz y de Santa María in vía Lata. Otros arquitectos son Carlo Rainaldi: San Andrea della valle, Martino Lunghi el Joven: iglesia de los santos Vicente y Anastasio. Bernardo Vittone, que trabaja en Turín. Es el iniciador de los excesos decorativos del rococó. Ejemplo de su arquitectura es la capilla de Vallinoto, y la iglesia de las Clarisas de Bra. Ferdinando Fuga, trabaja en Nápoles, de estilo rococó, antes de ser representante del neoclasicismo; factoría de porcelana de Capodimonte. Luigi Vanvitelli, que trabaja en Nápoles y Sicilia, que en aquella época pertenecían a la corona española: palacio de Caserta, iglesia de Vanvitelli en Nápoles. Filippo Juvara, el mejor representante del barroco tardío y sereno. Es un auténtico precursor del neoclasicismo. Entre sus obras destacan la fachada del palacio Madama, en Turín, palacio de caza de los Stupinigi. Y Benedeto Alfieri, discípulo de Juvara, palacio real de Turín.

Francisco de Mora, Juan de Nantes, Giovanni Battista Crescenzi, Francisco Bautista, representante del estilo jesuítico: iglesia de San Isidro de Madrid, Alonso Carbonell que diseña el Buen Retiro y Juan Gómez de Mora, el más representativo. Trabaja en la corte de los Austrias, en Madrid: plaza Mayor, la cárcel de la Corte, colegio de los jesuitas de Salamanca. Alonso Cano, aunque más conocido como pintor y escultor es el arquitecto más importante de momento. Construye la fachada de la catedral de Granada, Francisco Hurtado Izquierdo, que realiza sus mejores obras en Andalucía: Cartuja de Granada. José Jiménez Donoso: casa de la Panadería en la plaza Mayor de Madrid, Sebastián de Herrera Barnuevo, el Parnaso, José Peña de Toro, en Salamanca, a quien se le encargó dar un aspecto barroco a la catedral de Santiago de Compostela, Domingo de Andrade: torre del reloj de Compostela, Melchor Velasco de Agüero: Salvador de Celanova y Felipe Berrojo: iglesia de la Pasión de Valladolid. En el Pilar de Zaragoza trabajarán Francisco Sánchez, Francisco Herrera el Joven, Ventura Rodríguez y Domingo Yarza. Salomón Brosse: palacio de Luxemburgo en París, 

Jacques Lemercier, que es el arquitecto francés más representativo. Construye la iglesia de la Sorbona, y el palacio de Richelieu en Poitou; Louis le Vau: hotel Lambert, y François Mansart, a quien se supone inventor de las guardillas: mansión Laffitte. Pero en Francia destacaron dos proyectos reales monumentales, el Louvre, en el que trabaja Claude Perrault, y Versalles, en donde trabajan Louis le Vau, Charles le Brun: escalera de los embajadores y galería de los espejos, Jules Hardouin-Mansart, que realiza numerosos hoteles: hotel de los Inválidos, y diseña la ampliación del conjunto de Versalles, una obra maestra que será imitada en todo el mundo, y André le Notre, que diseña los jardines. Agostino Barelli: iglesia de los Teatinos de Múnich, Gaetano Chiaveri: iglesia de Corte de Dresde, Jorge Baern: Nuestra Señora de Dresde, Fischer von Erlach es el arquitecto más significativo. Construye la iglesia de San Carlos de Borromeo, con una gran cúpula central y anchos espacios laterales, y la Cancillería Imperial de Viena, Lucas Hildebrand construye palacios y jardines: palacio Alto Belverde, Baltasar Neumann: palacio de Wiuzburg, y Jacob Prandtauer: el convento de Melk, siguiendo las ideas del Concilio de Trento.

Christopher Wren, es el más conocido. Reconstruye la catedral de San Pablo y Londres, tras el incendio de 1666. Iñigo Jones traduce fielmente las villas de Palladio: trazas del Whitehall en Londres, y James Gibbs: biblioteca Radcilffe en Oxford.